Impulsar el nuevo humanismo digital

El proyecto Dinapsis, puesto en marcha por SUEZ, globaliza una apuesta por la transformación digital de procesos y personas para tratar de reinventar las ciudades en el camino de la descarbonización

Detrás de las tecnologías se necesitan personas experimentadas para avanzar en la innovación.
Detrás de las tecnologías se necesitan personas experimentadas para avanzar en la innovación.
Ángel Luis Sucasas

En parte, se trata de un ejercicio de óptica, tomar como fulcro la visión del telescopio, la que observa desde lejos, y pasar con ello al microscopio, a esas minúsculas fracciones de un todo que lo hacen funcionar. No hay organismo más relevante en el presente, y la pandemia del coronavirus ha sido la enésima prueba, que el que enhebra el tejido urbano del mundo, apenas un 3% de su superficie y, sin embargo, responsables del 75% de las emisiones de dióxido de carbono, según Naciones Unidas.

La ciudad, como el conjunto de la sociedad, tiene que cambiar, a toda prisa, hacia un modelo sostenible, lo que se conoce como transición ecológica. Con dos hitos clave a 10 y a 30 años vista, 2030 y 2050, los principales países del mundo, a través de la ONU, se han comprometido a la descarbonización: esto es, a dejar de emitir gases de efectos invernadero para desacelerar el calentamiento global y sus catastróficas consecuencias para la vida en la Tierra. SUEZ, compañía de gestión eficiente y sostenible de los recursos, quiere ayudar a cumplir esta agenda a través de un concepto global de transformación digital: Dinapsis.

“Es la conjunción de lo digital, y de ahí el ‘Di’, y de la sinapsis [la región entre neuronas donde se produce la comunicación entre ellas]. Surge como una combinación de la experiencia y conocimientos que acumulamos, con datos en algunos casos que se remontan a más de 100 años, la tecnología y la integración de las personas en esta transformación. Es un catalizador para acelerar al máximo la colaboración público-privada”, explica Guillermo Pascual, director de Operaciones y Transformación Digital de SUEZ España. Dinapsis es una red de centros desplegados por todo el país que pretende cumplir tres funciones con un mismo objetivo: transición ecológica del espacio urbano.

La colaboración público-privada, mediante alianzas estables y consistentes, es la que nos tiene que ayudar a superar los retos a los que nos enfrentamos como sociedad
Guillermo Pascual, director de Transformación Digital de SUEZ

El primero de sus ejes responde al concepto de inteligencia operacional. Se trata de un hub operativo que gestiona, en tiempo real, los servicios y activos relacionados con el ciclo integral del agua y la salud medioambiental. El segundo es un espacio de “cocreación y alianzas en el ámbito local”. A través del Lab de Innovación y de una sala de Showroom, Dinapsis conecta el capital privado, las entidades públicas y los propios ciudadanos para que pueda surgir la chispa de las ideas sobre cómo mejorar la ciudad para que sea más verde y eficiente. Y, por último, Dinapsis es un abanico de herramientas tecnológicas que permiten extraer datos en tiempo real y afrontar la transición de la gestión de lo urbano a lo digital. Ceder los instrumentos a los municipios para que puedan transformarse.

Las personas, a los mandos de la transformación digital

Un rasgo de Dinapsis evoca una tendencia global de la transformación digital: la simbiosis entre lo público y lo privado, su interdependencia y acción coordinada. “Estamos plenamente convencidos de que esta colaboración es la que nos tiene que ayudar, mediante alianzas estables y consistentes, a superar los retos a los que nos enfrentamos como sociedad”, declara Pascual. En la praxis, Dinapsis se manifiesta con el despliegue de los seis centros especializados (Madrid, Barcelona, Benidorm, Valencia, Cartagena y Canarias) que a su vez se nutren de los datos y experiencia de gestionar el agua potable de más de 1.000 municipios y 12 millones de personas en España.

Entre los objetivos principales de esta alianza, se encuentran los establecidos por la ONU para la Agenda 2030, como evitar el gasto del agua, potenciar el transporte público, detener las emisiones de gases de efecto invernadero e incrementar la resiliencia urbana, en línea con el compromiso global de lucha contra el cambio climático y adaptación al mismo. A través de los centros de Dinapsis, SUEZ aspira a hacer partícipe a la ciudadanía de estas grandes metas, para que puedan aportar soluciones y evaluar las desplegadas al ofrecerles la información que posee la red de centros.

Dinapsis quiere dejar claro que en el centro de esta transformación digital, literalmente, a los mandos, están las personas. “Aunque ahora mismo parezca que hay tareas que se realizan de manera muy sencilla, eso no sería posible sin la experiencia de una persona que hay detrás de esos sistemas calibrando y evaluando su operación”, detalla Pascual. “Lo que nosotros estamos haciendo es dotar a esas personas con experiencia para que sean los gestores de esos sistemas. Esta es una reconversión de perfiles que estamos dinamizando no solo como compañía sino como tractor de todo el ecosistema social”. Pascual pone un ejemplo muy claro y ya en marcha, un proyecto en el que toda la gestión óptima de las órdenes de trabajo la asumen antiguos capataces o trabajadores de a pie de calle porque lo que se necesita, detrás de los sistemas, es a personas con experiencia. “Las personas son claves en una transformación digital. Si no, lo llamaríamos solo digitalización”, resume.

Archivado En: