_
_
_
_
_

Adiós a El Hematocrítico, pionero del internet bonito

Antes de que se hablase de “creadores de contenido” e “influencers”, Hemato lo fue, aunque de una forma mucho más blanca y pura que lo que entendemos ahora con esas palabras

Miguel López, tuitero y autor infantil con el seudónimo de Hematocriítico.Foto: OLMO CALVO | Vídeo: EPV

Este artículo es una parte de la newsletter de Verne, la newsletter quincenal de cultura digital de EL PAÍS. Si quiere apuntarse para recibirla puede hacerlo en este enlace.

Miguel López, conocido en internet como El Hematocrítico, falleció el lunes 27 de noviembre. Muchos de los que pasamos por Verne mantenemos un chat en común y, al comentarlo, no podíamos salir de nuestro asombro. La noticia nos ha dejado hechos polvo, a pesar de que la mayoría de nosotros no lo conocíamos en persona.

Para nosotros, Hemato fue uno de los pioneros del “internet bonito”, en el que proliferaban los tuits de humor, memes, blogs, tumblrs… El Hematocrítico tocó todos esos palos y más, y a lo grande. Antes de que se hablase de “creadores de contenido” e “influencers”, Hemato lo fue, de una forma mucho más blanca y pura que lo que entendemos ahora con esas palabras. Prueba de su poder de influencia es, por ejemplo, la popularización de lo tróspido: el propio Hemato contó en su blog dónde había escuchado esta expresión (en 2006) y, años después, la convirtió en un fenómeno comentando el programa Quién quiere casarse con mi hijo. Durante la emisión del programa en 2012, el hashtag #HijosTrospidos, promovido por López, barría al oficial del programa, #quienquierecasarse. Fue un fenómeno muy divertido, pero fue mucho más que eso: en España, fue una de las primeras ocasiones en las que Twitter se convertía en una segunda pantalla para comentar la televisión a la vez que la veíamos, algo que ahora nos parece de lo más normal. Cambió, en cierto modo, la forma de ver la televisión en nuestro país.

Miguel López también ayudó a que muchos de los virales que sin duda escribiríamos en una historia de internet en España fueran tal y como los conocemos. Por ejemplo, cuando Manuel Bartual comenzó su famoso hilo de las vacaciones y todos creíamos que era una historia real, El Hematocrítico –amigo de Bartual– fue uno de los cómplices que conocían la historia desde el principio: la comentó y compartió para que creciera de forma orgánica. Un año después, en la también muy popular #RedMonkey, Hemato participó con un hilo en el que descubría quiénes estaban detrás de la trama: Manuel Bartual y Modesto García. Estaba pactado. Ah, y el ecce homo de Borja. ¿Recordáis cómo se popularizó en internet en 2012? Exacto: como el Cristo Tróspido, Ecce Homo tróspido o Restauración Tróspida.

Post en 'El Hematocrítico de Arte' dedicado al ecce homo de Borja. Haz clic en la imagen para ir al post original
Post en 'El Hematocrítico de Arte' dedicado al ecce homo de Borja. Haz clic en la imagen para ir al post original

Hemato también probó narrativas innovadoras en internet. Un par de años antes de que Netflix publicara Bandersnatch, el capítulo de Black Mirror que puso sobre la mesa, de nuevo, las historias de Elige tu propia aventura, López ya las había probado en Twitter: Legends of Hemato era una aventura en la que, a través de encuestas, sus seguidores elegían por dónde seguiría la trama. Estaban recopilados en un Moment de Twitter, que con la llegada de Elon Musk ha quedado inoperativo, aunque todavía pueden verse los tuits (y las decisiones del público) en mensajes individuales.

En Tumblr, El Hemato creó éxitos como El Hematocrítico de Arte, donde renombraba con humor cuadros célebres o Drama en el Portal, que recopilaba mensajes pasivo-agresivos dejados en comunidades de vecinos. Además de ser muy divertido y popular, este Tumblr, como muchos otros proyectos de Hemato, crecía gracias a la participación de su comunidad, que lo seguía y se sumaba muchos de sus proyectos. Yo entre ellos, por cierto:

Mi aportación a Drama en el portal.
Mi aportación a Drama en el portal. Pablo Cantó Martínez

Miguel López era tan hiperproductivo en la vida real, donde ha dejado más de una veintena de libros publicados, como en internet. Es imposible mencionar todo lo que ha hecho y aportado, pero también recuerdo con mucho cariño proyectos no tan populares como su Tumblr Vamos a morir todos, “el tumblr que te quiere amargar el día”, que recordaba cuántos años han pasado desde la publicación de películas o discos que parece que salieron ayer y lo hicieron hace décadas. Y, por supuesto, The Nacho Martín Project, el podcast inacabado en el que, junto a Noel Ceballos, comentaba, escena por escena, Médico de Familia. Con Noel también tenía desde 2012 uno de los podcast pioneros en España: Los Hermanos Podcast.

Con El Hematocrítico se va un trozo importante del internet y una de las personas que nos enseñó las cosas bonitas (y muy divertidas) que se podían hacer en internet. Echaremos de menos sus títulos de cuadros, sus dramas en el portal, sus cosas tróspidas y todos y cada uno de los memes o historias virales que hemos conocido gracias a sus retuits. Gracias, Miguel.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Pablo Cantó
Forma parte del equipo de Redes Sociales de EL PAÍS. Trabajó durante cinco años en Verne, la sección dedicada a la cultura digital de este diario, y actualmente se encarga junto a Anabel Bueno de coordinar y escribir su boletín quincenal.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_