Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA i

La prensa local, antídoto contra la desinformación

Desde 2004 se han cerrado alrededor de 1.800 medios locales en EE UU. El autor argumenta que los periódicos en general, en concreto los locales, "participan en la creación de una identidad de comunidad que fomenta la cohesión social y el activismo político de base"

La prensa local, antídoto contra la desinformación

En el imaginario colectivo de EE UU como primera democracia mundial, la prensa local aparece como uno de los pilares fundamentales que lo ha hecho posible. Sin embargo, han sido los periódicos locales los que más están sufriendo los cambios producidos por la irrupción digital. Su declive ha sido profundamente estudiado desde hace años, entre otros, por el Centro para la innovación y sostenibilidad de los medios locales de la University of North Carolina at Chapel Hill cuyas conclusiones se recogen en el estudio The expandings news desert y en el que se pone manifiesto la paulatina desertización de la información local en EE UU. Desde 2004 se han cerrado alrededor de 1.800 medios locales, de los cuales más de 60 corresponden a diarios, siendo el resto semanales. En paralelo, los lectores de prensa escrita caen a un ritmo incluso mayor. En los últimos 15 años, la circulación total diaria ha pasado de 122 millones a 73 millones.

La desaparición del tejido que configura la prensa local tiene innumerables consecuencias, y una de las más relevantes tiene que ver con el actual panorama de la desinformación. Como se constata en el informe: "En una era de noticias falsas y de la política de la división, el destino de las comunidades de todo el país y de la propia democracia está ligado a la vitalidad del periodismo local". Y es que los periódicos en general, pero más en concreto los locales, participan en la creación de una identidad de comunidad que fomenta la cohesión social y el activismo político de base. Ron Heifetz, profesor de la Universidad de Harvard John F. Kennedy, define a los periódicos como "un ancla" porque "fija diariamente la identidad colectiva de la comunidad, lo que nos interesa y nos une, así como las lecciones aprendida de nuestra historia compartida".

Tradicionalmente en el mundo anglosajón los medios locales han tenido una consideración cercana al servicio público. En el informe The Information needs of communities realizado en 2011 por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en sus siglas en inglés) así se constataba. El mismo consideraba que los medios locales contribuían a «arrojar luz sobre los principales problemas a los que se enfrentaban los ciudadanos, aportándoles la información que necesitan para resolverlos». Tanto es así que un reciente artículo de The Washington Post alertaba de que la crisis del periodismo local se ha convertido en un riesgo para la sustancia de la democracia y abogaba al mismo tiempo por profundizar en el modelo de servicio público para evitarlo. Asimismo, la participación de organizaciones sin ánimo de lucro como Report for America subvencionan a medios locales para que puedan incorporar más periodistas a sus redacciones, haciéndose cargo de parte de su salario; además apoyan otro tipo de iniciativas de voluntariado en escuelas como es la participación de periodistas en la creación de periódicos escolares o podcast.

Por otra parte, cabe resaltar que la prensa de proximidad ha actuado tradicionalmente como control de los gobiernos locales, obligándoles a rendir cuentas. Además según el Assessing Local Journalism, "el vacío de la escena local está siendo ocupado por medios más partidistas y menos trasparentes". Cuando este control desaparece aumentan las posibilidades de corrupción. En gran medida, podemos decir que la devaluación del periodismo local ha sido consecuencia de la disminución de recursos en las redacciones, como consecuencia de la transformación del negocio. En el mencionado informe de la FCC también se hace hincapié en la repercusión que han tenido los despidos de periodistas, concretamente en la considerable disminución del número y profundidad de las coberturas de interés para la comunidad. A modo de ejemplo, The Baltimore Sun produjo entre 1999 y 2009 un 32% menos de informaciones, este porcentaje asciende hasta el 73% si nos remontamos a 1991, según un estudio del Pew Center for Excellence in Journalism. De más reciente publicación es el informe Assessing Local Journalism del Dewitt Center, de la Universidad de Duke que analiza también cómo los recortes y despidos han tenido su impacto en el empeoramiento de la calidad de las coberturas locales, de tal forma que menos de la mitad de las noticias proporcionadas por los medios locales de  EE UU son originales. Solo el 17 % es "verdaderamente local", es decir, son acontecimientos que han tenido lugar dentro de la ciudad o pueblo.

Las dificultades del negocio digital local

Desde el punto de vista del negocio, la prensa local no es ajena a los problemas que afectan a la prensa en general, encontrándose en la misma encrucijada: un modelo tradicional que se desmorona pero sin que el nuevo acabe de consolidarse. La caída de la circulación impresa, ha acarreado el desplome de la publicidad tradicional, incidiendo directamente en la capacidad que tenían de generar comunidad, ya que los medios han subsistido, en gran medida, gracias a la publicidad de cercanía que fomentaba el comercio local y de proximidad, fundamental también en la nueva economía circular.

Por todo ello, se hace necesario que los medios locales encuentren la senda de la viabilidad económica. El actual ecosistema publicitario requiere de grandes audiencias y fuertes inversiones en recursos especializados y en tecnología. Para los medios locales, que se han nutrido de anunciantes pequeños y de proximidad, es aún más acuciante, sí cabe, que para el resto del sector apostar por un modelo de negocio sostenible. Pero, si bien es cierto que las suscripciones digitales no compensan la caída de la circulación tradicional, parece inevitable que las cabeceras regionales apuesten por esta vía alternativa. Según datos de Des Moines, actualmente se venden 48.000 copias impresas diarias, pudiendo alcanzar las 87.000 en domingo, lo que representa un descenso respecto al 2016 del 27 % en tan solo 24 meses; sin embargo las suscripciones digitales han aumentado en el mismo período, pasando de los 4.100 a los 6.000.

"En una era de noticias falsas y de la política de la división, el destino de las comunidades de todo el país y de la propia democracia está ligado a la vitalidad del periodismo local

En EE UU. las grandes cadenas de medios locales están explorando nuevas vías para contener la rápida caída de los ingresos en papel e incrementar, a su vez, el número de lectores a las ediciones online y el de los suscriptores digitales. Tal es el caso de Gannett, con presencia en 109 ciudades de EE UU. Durante las pasadas elecciones legislativa, decidió no ofrecer los resultados en sus versiones impresas. Dedicaron la edición impresa al análisis y evaluación, y a las historias y anécdotas de la jornada electoral, facilitando los resultados cuantitativos completos en tiempo real en su edición digital. Su objetivo es impulsar que los suscriptores lo sean también del digital, con lo que se conseguirían ahorrar costes de impresión. Sin embargo, existen dudas sobre el efecto final de dicha estrategia ya que Gannett, al igual que otras compañías de periódicos locales, tienen una audiencia muy envejecida -alrededor de un tercio de sus suscriptores impresos tienen 70 años o más- lo que significa que son menos proclive a pasarse a su edición digital.

En este contexto, siendo fundamental la propuesta de valor diferencial de cada cabecera para tener éxito en la captación y retención de suscriptores, también lo es la inversión en tecnología y en recursos altamente especializados. Nancy Lane, Presidenta de la Asociación de Medios Locales de EE UU, tras analizar diferentes modelos de éxito como el de The Star Tribune, Spirited Media, The Denver Post y The Buffalo News, considera que "se está subestimado la importancia de la inversión que se requiere en tecnología para el aumento de las suscripciones".

Antídoto contra la desinformación

Aunque los medios en general han sufrido una perdida de confianza, los periódicos locales, según la Encuesta Media Trust de Poynter de 2018, se han visto menos afectados en comparación con el resto. Los periodistas aún mantienen la proximidad con los lectores y con sus fuentes, algo que los grandes medios han perdido. Datos recogidos, de nuevo por el Pew Research Center, demuestran que existe una relación directa entre el compromiso cívico de una comunidad y los hábitos de consumos de noticias locales. Es decir, aquellos ciudadanos más activos políticamente, que participan en voluntariado y que se relacionan más con sus conciudadanos, son más propensos a usar y valorar las noticias locales que los que están menos comprometidos con el resto de la comunidad.

Estos datos coinciden con el estudio realizado por el Agora Journalism Center de la Universidad de Oregon que incide en esta línea: 2El periodismo local no solo cumple una importante función de vigilancia sino que también desempeña un papel fundamental para ayudar a crear y definir un sentido de comunidad, la mejor vía para evitar la polarización. Gracias a la proximidad, al conocimiento y análisis más real del entorno, el periodismo de cercanía es más propicio a contraponer argumentaciones y a combatir las fake news". Tomemos nota.

Pepe Cerezo es director de Evoca Media

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >