Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China cierra tiendas ilegales de Apple

Entre las clausuradas no figura el establecimiento denunciando en un blog la semana pasada

Las autoridades de la ciudad china de Kunming han ordenado el cierre de dos falsas tiendas Apple de la ciudad, según recoge Reuters de la prensa local. La medida parece una reacción a la publicación la semana pasada en un blog de una crónica sobre una tienda con la apariencia de pertenecer a la cadena oficial de Apple en la ciudad que no era tal. Curiosamente, la tienda protagonista del reportaje no figura entre las cerradas.

Tras una investigación en 300 establecimientos, las autoridades localizaron cinco tiendas que usaban la marca Apple Store sin autorización de la compañía. Las cinco tiendas vendían auténticos productos de Apple, pero dos fueron cerradas por carecer de licencia de apertura.

Apple tiene cuatro tiendas oficiales en China, pero ninguna en la citada ciudad donde 13 comercios están autorizados para la reventa de sus productos.

Una estadounidense de 27 años descubrió la semana pasada en la ciudad de Kunming,de cuatro millones de habitantes, la citada tienda cuando paseaba a unas cuantas manzanas de su casa. "Tiene todos los símbolos iguales y sus empleados llevan las camisetas azules con el logo de la manzana y el identificador que los distinguen colgado al cuello. Es la mejor estafa de tienda que he visto nunca", relataba en su blog, acompañando varias fotografías del hallazgo.

Los precios son similares a los que se pueden encontrar en tiendas de la multinacional de equipos electrónicos y software en Estados Unidos, asegura vía email esta bloguera que firma como Bird. "Los productos están totalmente accesibles para el cliente en las habituales y largas mesas de madera, y hasta no falta la típica escalera de caracol", cuenta la joven en el post titulado Are you listening, Steve Jobs? (¿Te estás enterando, Steve Jobs?), pregunta que dirige al fundador de Apple. Pero el local deja al descubierto algunos detalles que no han sido cuidados con tanto esmero y que no engañarían a los más frikis. Las verdaderas tiendas Apple no disponen del cartel con las palabras Apple Store que puede leerse en la fachada del establecimiento, dice. En su lugar aparece solo el logo de la manzana.

"Las escaleras eran de baja calidad, las paredes no estaban pintadas correctamente y en las etiquetas de identificación [que cuelgan del cuello] de los vendedores, en lugar del nombre, podía leerse simplemente Personal", añade. Pero lo sorprendente llegó cuando trató de confirmar sus sospechas, entablando una conversación con los vendedores: "Creían que trabajaban para Apple", asegura. "Traté entonces de imaginar la formación que tuvieron cuando fueron contratados...", ironiza.

Una vez abandonado el establecimiento, cuando aún no había salido de su asombro, la bloguera encontró otra dos tiendas falsas más después de caminar unos 10 minutos por la zona.