ESPECIAL PUBLICIDAD
i

Lentillas: de Leonardo Da Vinci a Hawkers

La marca rebaja notablemente el precio de las lentillas de uso diario con un producto que incorpora un hidrogel de silicona para incrementar el confort. Los usuarios podrán estrenar unas nuevas cada mañana por solo 41 céntimos

Leonardo da Vinci ya observó que si sumergía la cabeza en un recipiente de cristal repleto de agua, su visión se modificaba. El resultado de ese y otros experimentos oculares lo plasmó en 1508 en su códice Sobre el Ojo, donde ya apuntalaba los conceptos que más de cuatro siglos después darían lugar a las primeras lentes de contacto, desarrolladas en 1949. Hoy, más de 150 millones de personas en todo el mundo usan lentillas. Sólo en España se calcula que las llevan siete de cada cien personas, 2,5 millones de españoles en total.

Las lentillas han evolucionado mucho con el paso del tiempo. Y las que más crecimiento están experimentando desde hace ya años son las lentes de contacto de uso diario. Los motivos son obvios: son más higiénicas, no hay que preocuparse por su limpieza, no requieren ningún tipo de mantenimiento… Sólo tienen un problema, y es que son más caras. Una caja de 30 lentillas de uso diario viene a costar de media entre 17,50 y 20 euros al mes. Eso explica por qué, a día de hoy, son más los usuarios de lentillas mensuales que los de lentillas diarias, aunque el número de estos últimos no deja de aumentar.

La solución la tiene Hawkers. Esta empresa comercializa lentillas de calidad de uso diario con todas las certificaciones de la Unión Europea y con hidrogel de silicona, lo que permite que quien las utilice lo haga con más confort, ya que dejan entrar más oxígeno en la córnea y evitan la molesta sequedad de los ojos. “Cada vez hacemos mayor uso de dispositivos electrónicos, y cuanto más oxígeno pase a la córnea más evitaremos la fatiga visual”, señala Ramón Pérez López, director técnico de Hawkers y project manager.

Pero, en realidad, las lentes de contacto diarias Hawkers no son distintas de las que tienen a la venta otras compañías. Excepto en una cosa: el precio. Para empezar, y aunque no es fabricante, Hawkers ha eliminado muchos de los intermediarios que existen en el mercado de las lentes de contacto, lo que le permite suprimir de un plumazo los sobrecostes que todo ese proceso conlleva. Envía directamente las lentillas del fabricante al usuario, haciendo añicos la tradicional cadena de distribución que encarece el producto.

Sistema de suscripción online para ahorrar hasta 90 euros al año

Pero, por encima de todo, lo que ha puesto en marcha esta firma es un sistema de suscripción que permite al usuario decidir cuándo y cómo quiere recibir sus lentillas diarias Hawkers sin pagar gastos de envío. Así, se puede optar por ejemplo por recibir tres cajas de 30 lentillas de uso diario Hawkers cada una, al precio de 12,50 euros por caja. Supone estrenar cada mañana unas lentillas de calidad y con hidrogel de silicona por menos de 50 céntimos al día, exactamente por 0,41 euros. Y ahorrar al año entre 70 y 90 euros.

Los usuarios pueden ahorrar entre 70 y 90 euros anuales si optan por una suscripción de tres meses, con la que cada caja de 30 lentillas tiene un coste de 12,50€.

“Nuestras lentillas son iguales a las de otros competidores, pero a un coste mucho menor”, explica. “No hay mucho misterio, simplemente nuestro margen es menor. Intentamos poner a disposición del cliente la lente en el coste correcto y surtirle según sus necesidades. Sigue siendo un producto de lujo que intentamos poner a disposición de cualquier cliente”, revela Ramón Pérez López. Así de fácil... y así de infrecuente.

El plan es sencillo: a través de su página web se adquiere online un paquete de prueba de 10 lentillas por 3,90 euros. El usuario las prueba y, si está satisfecho, se activa una suscripción que le permitirá recibir en su domicilio o en la dirección que indique lentillas de uso diario para uno o tres meses, según la modalidad de suscripción por la que opte. Si la suscripción es por tres meses, la caja de lentillas de uso diario para todo un mes sale por un precio muy, muy ventajoso: 12,50 euros.

Vigila su uso: de ocho a 12 horas diarias

“La idea es que los clientes, en estos tiempos de coronavirus, no tengan que desplazarse a la tienda y que tres o cuatro días antes de que se les acaben las lentillas de uso diario reciban el nuevo pedido”, destaca el director técnico de Hawkers.

Para los que estén planteándose pasarse a las lentillas de uso diario de hidrogel silicona Hawkers, que sepan que hay que dejar que el ojo se adapte a unas nuevas lentes de contacto. Lo recomendable es llevarlas el primer día entre cuatro y seis horas y, a partir de ahí, ir aumentando su uso en dos horas diarias. Al quinto día ya se pueden el tiempo que quieras. Pero recuerde que está prohibido dormir con ellas.

Más consejos: hay que evitar que las lentillas entren en contacto con el agua (no hace falta manipularlas, son lentes de un sólo uso, mucho más higiénicas), por lo que antes de ponérselas hay que lavarse bien las manos (mejor con un jabón sin aceites) y, sobre todo, secárselas bien. Y para las chicas: si vas a maquillarte, colócate primero las lentillas, evitarás así pasar residuos al ojo. Y al desmaquillarte, ¡quítatelas también primero!