Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pide a los países que mantengan o amplíen los presupuestos para educación

Europa relaciona la elevada tasa de abandono escolar español con las altas cifras de paro juvenil

"Hay que esforzarse más". La comisaria europea de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou, ha concluido hoy la presentación de un informe del progreso sobre educación y formación de la Comisión Europea con un tirón de orejas a los Estados miembros y un ruego: que mantengan o mejoren los presupuestos educativos. Para España ha dejado, además, otros mensajes de alarma. Primero: el abandono escolar sigue estancado y está estrechamente relacionado con la alta tasa de paro juvenil. Y dos: Hay "desequilibrio" entre la formación que reciben los jóvenes en la universidad y las cualificaciones que reclama el mercado laboral.

La evaluación presentada este mediodía en Bruselas abarca todos los Estados miembros más la antigua república yugoslava de Macedonia, Croacia, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Turquía. Analiza los objetivos marcados en materia de educación con el horizonte puesto en 2020. Entre otros, el abandono escolar, la formación en adultos, preescolar, rendimiento escolar en materias básicas como lectura, matemáticas y ciencias y el nivel de población con estudios superiores.

La comisaria Vassiliou exhorta "encarecidamente" a los Estados miembros a que no recorten los presupuestos en educación "a pesar de las limitaciones a las que se enfrentan debido a la crisis económica" y pide que los recursos se utilicen "de la forma más eficiente posible". Esta petición llega tarde en el caso español, donde la educación sufrirá un recorte de recursos de 1.800 millones de euros este año por las reducciones presupuestarias tanto de las comunidades, que soportan la mayor parte del gasto, como del Ministerio de Educación.

España se sitúa además entre los países con más abandono escolar, la tasa que mide a los jóvenes que dejan de estudiar tras la enseñanza obligatoria. La media europea quedó en 2009 (últimos datos disponibles) en el 14,4% frente al 36,8% de Malta -la última de la lista-, un 31,2% en Portugal y el mismo 31,2% en España que, además, ha empeorado sus datos en la última década, ya que partió con un 29,1% de abandono en 2000. Estos países de la cola quedan además muy lejos del objetivo de reducir el abandono hasta un 10% en 2020.

La comisaria de Educación ha relacionado además la alta tasa de abandono escolar española con las cifras de desempleo juvenil, por encima del 40% en menores de 25 años. Señala que el auge de la construcción favoreció el trasvase de la escuela al puesto de trabajo y, ahora que el sector ha caído, esos jóvenes "están desempleados y no tienen las capacidades mínimas para encontrar otro empleo".

"Queremos aumentar sus capacidades para un empleo sostenible", según Vassoliou, que también destaca que hay que "alinear" la oferta a la demanda en el caso de los universitarios. "Necesitamos mejor comunicación de las universidades con sus comunidades y con el mundo empresarial para que las formación corresponda con lo que necesita el mercado", ha sentenciado.

Por otra parte, España se sitúa entre los países con mejores índices en el caso de los porcentajes de niños en preescolar, es decir, menores con edades comprendidas entre cuatro y la edad de escolarización obligatoria (seis años en España) que participan en la educación en la primera infancia. La tendencia ha crecido más de seis puntos porcentuales desde 2000, según el informe, y debe situarse en un 95% de media para 2020 frente al 92,3% de 2008, último dato publicado. A la cabeza están Bélgica (99,5%), España (99), Francia (100), Italia (98,8) y Países Bajos (99,5).