Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nieve artificial más económica y menos contaminante

Un nuevo método de fabricación de partículas de hielo podría utilizarse en estaciones de esquí en un par de años

Los cañones de nieve artificial se han convertido en algo prácticamente obligatorio en las estaciones de esquí, a veces para acondicionar pistas cuando no nieva suficientemente y otras para mejorar la calidad de la nieve en ellas. La fabricación de nieve exige agua y energía, por lo que es interesante reducir el consumo de cualquiera de ellas, o ambas. Pero además, a menudo se utilizan aditivos para mejorar la calidad de la nieve artificial y reducir su coste, aditivos que pueden ser nocivos por su impacto medioambiental, explican los expertos del Centro de Investigación en Nanociencia y Nanotecnología (CIN2, Barcelona) que están desarrollando un nuevo método de producción de nieve artificial más económica y sostenible.

La clave está en usar unas determinadas micropartículas o nanopartículas de minerales y recubrimientos especiales que facilitan la formación de pequeñas capas de hielo. Además, el uso de esos nucleadores permite modificaciones y adaptaciones para producir la mejor nieve artificial en las condiciones dadas.

Las tecnologías necesarias para fabricar tanto las partículas como el recubrimiento de moléculas se utilizan ya en muchos campos, como la cosmética. Además, las partículas son inocuas y no contaminantes, y las moléculas se degradan fácilmente por acción solar y se encuentran en el medio natural, "también en el aire que respiramos y dentro de nuestro propio organismo", según explica un comunicado del CIN2, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto Catalán de Nanotecnología.

La investigación sobre esta nueva nieve artificial, a cargo de Albert Verdaguer y su equipo del CIN2, parte del estudio de la estructura del agua sobre la superficie de diferentes materiales. Hay materiales hidrofílicos que atraen el agua y se mojan fácilmente; otros son hidrofóbicos y la repelen. Los primeros tienen una pequeña capa de agua en su superficie, en algunos casos en estado líquido y en otros en forma de hielo, explica el CIN2. Hay materiales con una superficie que presenta una estructura característica que hace que cuando la moja el agua, ésta no se queda en estado líquido sino que se forma una capa muy fina de hielo, incluso a 25 grados centígrados de temperatura. "Estos materiales son ideales como nucleadores de hielo, ya que inducen la formación de cristales de hielo a partir de gotitas de agua microscópicas a temperaturas próximas a los cero grados. Partículas de tamaño microscópico de estos materiales se usan para inducir al lluvia o fabricar nieve", continúan lo expertos.

Para que esos materiales formen capas tridimensionales de hielo en su superficie se diseñan y construyen moléculas que favorecen el proceso. Pero además, se pueden hacer de manera que formen superficies de hielo con características especiales. El nucleador que Verdaguer y sus colegas usan para su nieve artificial se fabrica a partir de micro y nanopartículas de minerales no contaminantes, como los de la arena, recubiertas con las moléculas específicas.

Más información

  • Un equipo científico desarrlla un nuevo método de fabricación de partículas de hielo que podría utilizarse en estaciones de esquí en un par de años