Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se manifiestan en Polonia a favor de la prohibición total del aborto

Protestaban frente al Parlamento, que debatía la reforma de la Constitución

Miles de polacos han participado este miércoles en dos manifestaciones que han recorrido las calles de Varsovia para pedir la prohibición total del aborto, incluso en los casos de violación o incesto, lo que supondría una reforma de su Constitución, una de las más restrictivas de la Unión Europea respecto a este tema.

Las dos manifestaciones han sido convocadas por una emisora de radio ultraconservadora y por un partido de derechas, respectivamente. Estas marchas, ruidosas y coloridas, han reunido a unas 4.000 personas frente al Parlamento, donde se debatía la posible reforma de la Constitución. Muchos manifestantes portaban banderas nacionales y del Vaticano y pancartas, y coreaban consignas antiabortistas. "Estoy a favor de la vida", aseguraba una mujer de 64 años, que ha explicado que "Dios da la vida y sólo él puede quitarla".

Ni violación ni incesto

Por otra parte, unos 700 jóvenes se han reunido en la capital a favor del aborto, en una concentración con música y globos. En una de las pancartas se leía "ni el Papa, ni el Presidente: yo decido". La actual ley del aborto polaca permite la interrupción del embarazo hasta la semana doce si la vida de la madre está en peligro, el feto tiene daños irreparables o si el embarazo es el resultado de incesto o violación.

La Liga de Familias Polacas, uno de los principales partidos políticos y el propio presidente del país, Lech Kaczynski, han presentado propuestas para reformar la Constitución y prohibir el aborto desde el mismo momento de la concepción.

Sin embargo, ninguna de estas propuestas tiene posibilidades reales de prosperar, ya que el principal partido de la oposición no comparte la postura por ahora. Para cambiar la Constitución se necesita una mayoría de dos tercios en la Cámara Baja y se espera que haya una votación a mediados de abril.