Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia pone cerco al juego del pañuelo

El Gobierno y una campaña en televisión alertan del peligro de un jugar a estrangularse para experimentar sensaciones fuertes

Las autoridades francesas quieren acabar con el juego del pañuelo. No se trata del mismo juego que en España consiste en intentar atrapar el trapo antes que el miembro del equipo rival, sino de una versión que puede acarrear la muerte por asfixia. Se trata de intentar reducir el flujo de sangre al cerebro para lograr sensaciones de tipo alucinatorio. El juego provoca unas 10 muertes al año en Francia, por lo que se ha puesto en marcha una campaña televisiva contra esta práctica, al tiempo que el Ministerio de Educación va a publicar un documento sobre juegos peligrosos entre los menores, según informa el diario Le Monde.

En el anuncio, elaborado a instancias de la Asociación de Padres de Niños Víctimas de Estrangulamiento, se ven desfilar las caras de 25 niños, mientras se escucha: “Jugaron al juego del pañuelo. Están todos muertos, como cientos de otros. Paremos el desastre”. El canal M6 ha difundido el anuncio en enero y el TF1 lo hará a mediados de marzo. Según algunas asociaciones, este juego y otros similares ?conocidos como el juego del cosmos, el sueño azul, el sueño indio- provocan cerca de una decena de muertes al año, aunque no hay estadísticas oficiales.

Consisten en impedir, mediante un pañuelo o similar atado al cuello, frenar el flujo sanguíneo al cerebro ?comprimiendo la arteria carótida-, lo que provoca sensaciones intensas, incluso visiones o alucinaciones. Se practican en grupo o en solitario.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Educación ha observado un aumento de los juegos peligrosos entre los jóvenes y menores, por lo que está elaborando un documento sobre estas prácticas, que verá la luz el mes que viene. El objetivo es que los educadores, los padres y los asistentes sociales detectarlas y prevenir que se lleven a cabo.

El ministerio ha encargado una investigación a un reanimador del servicio médico de urgencia y reanimación pediátrica del hospital Necker de París, Jean Lavaud. Según sus datos, en 2005 se produjeron siete accidentes por estrangulación con cinco muertes. De los fallecidos, el menor tenía 7 años y el mayor 13. “Dos de los niños sobrevivieron porque perdieron el conocimiento durante el juego y los servicios de socorro pudieron intervenir. Los que murieron estaban solos en casa”.

Otra investigación, de Grégory Michel, profesor de psicopatología en la Universidad de Burdeos II y psicoterapeuta en el hospital Robert-Debré en París, sostiene que un 12% de los 400 jóvenes que entrevistó confesaron haber practicado estos juegos de “no oxigenación” y otros tantos habían jugado a otros juegos “de agresión” y que están más extendidos en los institutos que en las escuelas primarias. Según Michel, la edad media del menor que practica estos juegos es de 12 años. “Los escolares que han jugado al pañuelo consumen tóxicos (tabaco, alcohol, cannabis) antes que los que no. Se distinguen porque una tendencia a buscar sensaciones intensas y una tendencia más fuerte hacia los deportes violentos”. Además, son más frecuentes entre los chicos que entre las chicas.