Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio sugiere que el hombre moderno llegó a Europa desde Asia hace 45.000 de años

Hallados restos fósiles del asentamiento más antiguo de ‘homo sapiens’ en el continente europeo

El hombre moderno (homo sapiens) llegó a Europa hace 45.000 años, según dos estudios publicados en la última edición de la revista científica Science, que apuntan además nuevas pistas sobre la distribución de esta especie desde su cuna en África y sobre la ruta por la que llegaron al continente europeo.

El hallazgo de herramientas, adornos personales y marfil tallado en el asentamiento ruso de Kostenki, al sur de Moscú, parece indicar que el hombre moderno llegó a ese lugar hace 45.000 años a través de un camino diferente al que se pensaba hasta el momento. “Hasta ahora, se creía que los primeros hombres modernos en Europa vivían en la parte centro-sur (Bulgaria, Grecia), lo que indicaba que habían llegado por la costa este del Mediterráneo”, señala el autor de uno de los estudios, el estadounidense John Hoffecker.

Sin embargo, los objetos hallados en Rusia son diferentes a los encontrados en otros asentamientos europeos, “lo que sugiere que se trata de un grupo de gente diferente que llegó por una ruta alternativa”; e incluso pudieron ser los primeros en hacerlo, según cuenta Hoffecker a la radiotelevisión pública británica.

Al investigador le ha sorprendido encontrar restos humanos en ese lugar, “una de las zonas más secas y frías” de esa zona de Europa: “Es el último lugar donde esperaría encontrar el primer asentamiento”, explica Hoffecker, que atribuye esta circunstancia a la posible ausencia de Neanderthales en esa zona (es decir, no había competidores a la hora de cazar o disfrutar de los recursos naturales).

Los restos fósiles hallados hasta la fecha indican que el hombre moderno surgió en el África subsahariana hace unos 200.000 años, pero no se empezó a distribuir por el resto del planeta hasta hace 60.000 o 50.000 años. La ruta que sugiere Hoffecker para los que llegaron a Rusia pasa por el oeste de Asia, atravesando el Cáucaso; es decir, el hombre moderno primero migró a Asia y de allí pasó a Europa.

El otro estudio, publicado en la misma edición, revela que un craneo hallado en Suráfrica pertenece al hombre moderno, que más tarde emigraría a Europa y Asia. El resto data de hace 36.000 años, lo que coincide con los hallados en los otros dos continentes y en Australia y prueba que el hombre moderno abandonó el África subsahariana entre hace 65.000 y 25.000 años, probablemente hace 45.000 o 35.000 en el caso de los que viajaron a Europa.