Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ártico se deshiela por cuatro año consecutivo

La reducción de la capa de hielo este año ha sido la mayor registrada en el último siglo

El hielo del Ártico desaparece a marchas forzadas. Según los nuevos datos de septiembre obtenidos por un grupo de científicos estadounidenses a través de imágenes de satélite, el área cubierta por hielo glaciar registrado este año indica el mayor descenso en el último siglo.

El descubrimiento es sorprendente, ya que aunque en este mes es normal que la bajada de hielo sea mayor por los calurosos meses de verano, el informe demuestra que el glaciar se ha reducido a 5.35 millones kilómetros cuadrados, la menor área desde 1978, cuando comenzaron a emplearse las imágenes de satélite.

Los datos también reflejan que ha habido un descenso del 8% por década, y que a este ritmo el hielo habría desaparecido por completo en el año 2060. Según los científicos, estos efectos probablemente se acelerarán y afectarán al resto de la Tierra, porque implican una aceleración del calentamiento global y un aumento del nivel del mar. Según el informe, las temperaturas medias podrían subir entre cuatro y siete grados más este siglo.

Advertencias anteriores

Otros científicos como Warwick Vincent, uno de los principales expertos en ecosistemas polares y director de una de las áreas del consorcio internacional ArcticNet para investigar los cambios en el Ártico, ya pronosticaba estas consecuencias el pasado febrero.

"Es un cambio espectacular, con enormes implicaciones a muchos niveles", afirma Vincent. "Por ejemplo, a finales de este siglo el Ártico será navegable en verano. Eso cambiará todas las conexiones de navegabilidad en el mundo. Pero también podría suponer cambios en la diversidad de las especies. Irónicamente, también permitirá el acceso a nuevas fuentes de hidrocarburos, lo que a su vez incrementará la emisión de gases de efecto invernadero".

La mayor parte de la comunidad científica cree que esos gases, que incluyen el dióxido de carbono que emiten sobre todo los vehículos y las chimeneas de plantas eléctricas, son responsables del calentamiento global al atrapar el calor solar en la atmósfera. Creen que aumentará el nivel del mar: habrá olas más altas, más tormentas, y las comunidades costeras correrán más riesgos.