Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia prepara el rescate de 12 científicos atrapados en el Ártico

La estación de investigación PN-32 se hundió al resquebrajarse la placa de hielo sobre la que estaba asentada

El Gobierno ruso ha anunciado hoy la puesta en marcha de una operación para rescatar a 12 científicos que quedaron atrapados ayer en el círculo polar Ártico después de que se rompiera el témpano de hielo sobre el que estaba situada la estación en la que trabajaban, la Polo Norte-32.

"La estación PN-32 naufraga", avisó ayer por radio a un puesto de guardia fronteras ruso el jefe de la expedición, Vladímir Koshiliov, quien contó que el campo de hielo en el que se encontraba la estación se fragmentó por varios puntos. Algunas placas de hielo se hundieron en el mar llevándose consigo la mayor parte de las instalaciones en las que trabajaban y vivían los científicos.

Pese al hundimiento, los expedicionarios salieron ilesos y permanecen a salvo en tiendas de campaña y otras instalaciones de madera situadas en la parte del témpano de hielo que todavía permanece firme. Sin embargo, su supervivencia no es fácil, ya que perdieron los tractores, los vagones de vivienda, las centrales eléctricas, los alimentos y el combustible.

"La situación está bajo control, todos los miembros de la PN-32 están sanos y salvos y hay comunicación con radio permanente con la base", ha informado hoy Natalia Yershova, portavoz del Centro de Meteorología de Rusia, Rosguidromet, responsable de la expedición.

Anatoli Koretski, general del mando de las tropas fronterizas en el Artico, ha anunciado que un avión An-26 con alimentos, combustible, herramientas y equipos ha salido ya hacia la base Nagurskaya, en el archipiélago de la Tierra de Francisco José, el puesto fronterizo más septentrional de Rusia. Desde allí, y si las condiciones atmosféricas son favorables, el avión lanzará esa carga en paracaídas sobre el témpano de hielo donde están los científicos.

Koretski ha explicado que los expedicionarios serán evacuados de la estación flotante el próximo sábado con helicópteros Mi-26 del Servicio de Guardia de Fronteras de Rusia.