Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno local de Ourense retira una multa de tráfico a su propio alcalde

El regidor, continuamente enfrentando con sus agentes, firma la propuesta de archivo de la sanción. El agente se enfrenta a un expediente interno

Gonzalo Perez Jacome ourense
El líder del partido independiente Democracia Ourensana (DO), Gonzalo Pérez Jácome, durante la investidura. EFE

En el frente que tiene abierto con su Policía Local y que lo ha llevado hasta los tribunales de justicia, el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ha obtenido un primer triunfo: el Ayuntamiento que preside le ha retirado una multa de aparcamiento que un agente le puso en su primer día en la alcaldía. Un vehículo de su canal de televisión privado y que él mismo dirige, Auria TV, estaba estacionado en un acceso al edificio municipal, en zona restringida al coche oficial pero en la que pueden aparcar los periodistas acreditados. Y el alcalde aseguró desde el primer momento que el vehículo tenía la credencial de prensa a la vista y que la multa era la consecuencia de un exceso de celo de la Policía Local a la que durante la campaña electoral había tildado de “mafia”.

El decreto en el que consta la retirada de la multa ha sido firmado por la concejala del partido del alcalde, Democracia Ourensana (DO), que cogobierna con el PP, María del Mar Fernández Dibuja, responsable del área de Seguridad Ciudadana. Jácome firma la propuesta de archivo de la sanción en su condición de alcalde.

El instructor del expediente, un funcionario de carrera del Ayuntamiento, elaboró la propuesta de resolución que dictamina que “no procede la sanción”, tras valorar las alegaciones de alcalde. Jácome aseguró que él no había utilizado el coche aquel día y que el vehículo tenía la autorización a la vista.

Democracia Ourensana, que se hizo con la alcaldía tras pactar con su mayor enemigo, José Manuel Baltar, -Jácome se jactó de haber “pactado con el diablo”- cree que la sanción “fue un malentendido”. No obstante, puntualiza que los problemas de la ciudad “no se resuelven persiguiendo al alcalde”. Basándose en esa apreciación, el agente que le puso la multa se enfrenta a un expediente interno.

El regidor ya había alertado aquel día de que investigaría con calma lo ocurrido y su grupo sostiene que para poner aquella multa, el funcionario “se salió de su zona y fue precisamente a la búsqueda del vehículo, lo cual supone una actuación fuera de la imparcialidad que se le exige y detrás de la que pudiera haber alguna intencionalidad”.

Durante la tramitación del expediente, el agente reconoció que el coche tenía la acreditación de prensa pero precisó que pidió la ficha y no figuraba como titular ningún medio de comunicación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información