Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera desdeña las presiones para que pacte con el PSOE: “Han votado los españoles, no la CEOE ni un banco”

El líder de Cs incide en la "descomposición" del PP y se proclama alternativa a Sánchez desde la oposición

Albert Rivera, en la reunión del comité permanente de Ciudadanos. FOTO: Jaime Villanueva (EL PAÍS) / VIDEO: Atlas

El líder del partido liberal se revuelve contra la patronal y los bancos. Albert Rivera desdeña las presiones de los empresarios españoles, que reclaman una alianza entre el PSOE y Ciudadanos, que juntos suman mayoría absoluta. El mundo empresarial quiere evitar acuerdos con Podemos o los partidos independentistas, pero el presidente de Ciudadanos no se da por aludido. "Han votado los españoles, no la CEOE ni un banco", ha contestado hoy Rivera a estas opiniones. Su plan es otro: liderar la oposición ante un PP "en descomposición".

"A mí me hubiera gustado ganar las elecciones. El PSOE tiene la obligación de formar Gobierno. En campaña he dicho, y vamos a cumplir, que si no podemos gobernar iremos a la oposición", ha explicado Rivera en una entrevista en Telecinco. El líder de Ciudadanos insiste en que va a cumplir con su palabra en campaña, cuando una y otra vez sostuvo que no pactaría con Sánchez. "Nacimos para echar a personajes como Sánchez", llegó a decir en el mitin de cierre de campaña, en Valencia. Aunque Rivera suscribió un pacto de investidura con Sánchez en 2016 —el llamado Pacto del Abrazo— muchas cosas han cambiado desde entonces. El partido liberal emprendió un giro a la derecha tras su victoria en las elecciones catalanas, cuando empezó a recibir en aluvión votantes del PP desencantados. En febrero de este año la ejecutiva cerró la puerta a cualquier acuerdo con el PSOE para disputar la batalla de la alternartiva a Sánchez.

"Los españoles han decidido que ha ganado Sánchez y que con Iglesias y PNV…lo tienen hecho. También han dicho que haya una oposición fuerte. Nos han convertido en la alternativa a Sánchez", ha subrayado este martes Rivera. Dos son los mensajes que Ciudadanos enfatiza desde la noche electoral: uno, que el PSOE gobernará con Podemos, y que ese pacto ya está cerrado —aunque, de momento, antes de que empiece la negociación ya hay un choque entre socialistas y Podemos sobre si Pablo Iglesias debe entrar en el Gobierno— y dos, que como el PP se ha "hundido" les corresponde a ellos liderar la oposición.

"Por el hundimiento de un partido que fue hegemónico, que se ha descompuesto, ahora toca que Ciudadanos lidere una oposición de Estado", afirma Rivera. Ciudadanos considera que puede liderar de facto la oposición, a pesar de que el PP, aún en su desplome, obtuvo nueve escaños más. La diferencia en votos entre ambos partidos es de solo ocho décimas y poco más de 200.000 votos. El partido liberal no esconde su voluntad de convertirse en la alternativa a Sánchez, lo que en realidad es buscar la hegemonía del centro derecha en España, una pugna que ha quedado abierta con la debacle del PP, que además es previsible que se suma ahora en una crisis interna.

Rivera obvia las presiones y asegura que quiere hacer una "oposición de Estado", dirigida a representar a los españoles "moderados". Eso significa, explica, que está dispuesto a llegar a acuerdos con otras formaciones políticas en asuntos de Estado como el terrorismo, la educación o la política exterior.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >