Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos años de cárcel por la filtración del falso desnudo de Teresa Rodríguez

Un juzgado de Sevilla condena a Carlos del Barco, exadjunto del Defensor del Pueblo andaluz a propuesta del PP, por revelar los datos de una ciudadana anónima

Falso desnudo de Teresa Rodriguez
La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez.

El exadjunto del Defensor del Pueblo andaluz Carlos del Barco ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de revelación de secretos por el caso de la difusión de las fotos de una mujer desnuda en una playa nudista que se atribuyeron a la dirigente de Podemos en la comunidad, Teresa Rodríguez, en 2015. Del Barco, nombrado a propuesta del PP, fue cesado de sus funciones por el Parlamento regional un año después, tras conocerse los hechos a propuesta del propio defensor, Jesús Maeztu, quien denunció el caso a la Fiscalía.

Además de la condena a prisión, que es recurrible, la titular del juzgado número 4 de Sevilla ha impuesto a Del Barco una multa de 10 euros diarios durante 12 meses, suspensión para empleo o cargo público y el pago de 3000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Los hechos se remontan a 2015 cuando, en víspera de las elecciones andaluces, se difundió a través de redes sociales la foto de una mujer haciendo nudismo y a quien se identificó como Rodríguez, entonces eurodiputada y candidata de Podemos a la Junta de Andalucía. De la imagen se hicieron eco varios medios de comunicación, entre ellos TVE, quien pidió disculpas cuando se conoció que quien aparecía desnuda era una persona anónima.

La joven denunció ante el Defensor del Pueblo andaluz la vulneración de su derecho a la intimidad. El expediente fue tramitado por el propio Del Barco, periodista de profesión y antiguo delegado de la Agencia EFE entre 1996 y 2005. El entonces adjunto al defensor pasó los datos de la mujer al diario ABC quien se puso en contacto con ella por si quería ofrecer una entrevista a raíz de la polémica suscitada por la publicación de su foto y su atribución a una candidata de un partido político. Sorprendida porque el periódico tuviera sus datos, la mujer volvió a contactar con la institución para dejar constancia de la filtración. El Defensor del Pueblo inició un expediente informativo.

El TSJA decidió abrir una investigación ya que en esos momentos Del Barco era aforado. Tras dejar de serlo, la causa se trasladó a los juzgados de Sevilla. Durante la vista, el condenado alegó que cedió los datos “con buena intención”, si bien se comprobó que no era la primera vez que desarrollaba esa práctica. La acusación particular solicitaba tres años de prisión y 6000 euros en calidad de responsabilidad civil. La joven sufrió un trauma psicológico al no saber quién más podía conocer su identidad, según alegó en el juicio.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >