PP y Ciudadanos se repartirán el área económica en la Junta

Los partidos reducirán las consejerías a 10, respecto de las 13 actuales, y dejarán una sola vicepresidencia, que ocupará Marín

Juan Marín y Juan Manuel Moreno Bonilla, en el Parlamento el pasado 27 de diciembre.
Juan Marín y Juan Manuel Moreno Bonilla, en el Parlamento el pasado 27 de diciembre.ALEJANDRO RUESGA

El futuro Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en Andalucía será la primera experiencia de gabinete conjunto entre estos dos partidos en España. Es la primera vez que el partido de Albert Rivera entra además en un Ejecutivo autonómico y en su diseño se ha implicado la cúpula nacional. El PP y Ciudadanos negocian una estructura más reducida, de 10 consejerías frente a las 13 actuales, con reparto de cinco carteras para cada uno y división en el área económica. Un partido se quedará con Economía y el otro, con Hacienda.

Quince días tienen PP y Ciudadanos para negociar la composición del futuro Gobierno andaluz, porque el 16 de enero está prevista la primera votación de investidura. Los negociadores de Juan Manuel Moreno Bonilla y Juan Marín, futuro presidente (PP) y vicepresidente (Ciudadanos) de la Junta diseñan una coalición “estanca” (con carteras y competencias totalmente divididas, frente a las coaliciones en red como la valenciana en la que ambos partidos están presentes en todas las consejerías) con un reparto más o menos equitativo en número y peso de los departamentos.

Más información
PP y Ciudadanos cierran un pacto de 90 medidas con acento social para intentar gobernar Andalucía
Ciudadanos duda si entrar en el Gobierno de Andalucía por la dependencia de Vox

Ciudadanos cree que la fórmula de reparto claro de responsabilidades es más eficiente. Una coalición más integrada implicaría además un mayor grado de complicidad y lealtad entre los dos partidos que la forman, y PP y Ciudadanos no dejan de verse con recelo mientras compiten entre sí.

El organigrama no plantea problemas, pero sí la división de tareas. Reducirán las consejerías a 10, respecto de las 13 actuales, y dejarán una sola vicepresidencia, que ocupará Marín. Los escollos están en las asignaciones para cada cartera y en el contenido. “Reducir consejerías implica fusionar funciones en algunos casos y ese encaje no se resuelve rápidamente”, apuntan fuentes del PP. Diseñar las competencias de la vicepresidencia es uno de los puntos delicados, porque Ciudadanos quiere que Marín tenga un amplio abanico de poderes y absorba prácticamente todos los de la Consejería de Presidencia. El PP trata, al contrario, de que Presidencia mantenga competencias.

El área económica es clave. El PP quiere la Consejería de Hacienda, a la que corresponderá la agradecida tarea de bajar impuestos como ambos partidos se han comprometido en su acuerdo de programa de Gobierno (bajarán el tramo autonómico del IRPF, entre otros). Pero Ciudadanos no quiere renunciar a tener alguna de las dos carteras (Economía o Hacienda). “Tenemos que estar en la gestión económica del Gobierno”, subrayan fuentes de la dirección del partido de Rivera. La solución será probablemente un reparto del área económica para que ambos tengan capacidad decisoria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Educación, Sanidad y Empleo son las siguientes en interés de los dos partidos. A Ciudadanos le interesa la primera, trasladan fuentes de la cúpula, porque la innovación educativa es uno de los campos en los que más ha trabajado el partido y más propuestas ha desarrollado. Y porque Andalucía tiene un amplio campo de mejora. Sus índices de abandono escolar son de los más altos de España. El PP también quiere progresos y limpiar el traspié con el que arrancó la campaña, con la declaración de la exministra Isabel García Tejerina, según la cual en Andalucía “lo que sabe un niño de 10 años es lo que sabe un niño de ocho en Castilla y León”.

Tutela desde Madrid

No hay nombres aún consensuados, pero las direcciones nacionales tendrán mucho que decir. Moreno, el candidato a la presidencia del PP, querría rodearse de sus fieles, pero está sometido a cierta tutela por parte de la cúpula nacional que recela del pasado sorayista de muchos de ellos. El equilibrio en distribución por provincias también es un elemento que ambos partidos están teniendo muy en cuenta o que, al menos, esgrimen para justificar que el acuerdo no esté cerrado todavía. “Andalucía es muy extensa y cada provincia tiene particularidades distintas que no se pueden obviar”, señalan en el PP.

PP y Ciudadanos dejan fuera del Gobierno a Vox, aunque el secretario general de este partido aseguró que les habían ofrecido consejerías y las había rechazado. Albert Rivera no quiere tripartitos, y así lo ha enfatizado en una entrevista en la agencia Efe. “Estoy de acuerdo con Valls [Manuel] en que no tiene que haber un gobierno tripartito ni con Podemos ni con Vox, tiene que ser un gobierno constitucionalista, el gobierno en Andalucía tiene que ser entre Ciudadanos y el PP y es lo que vamos a hacer”, sostiene. Los populares están de acuerdo. “Vox forma parte de las fuerzas del cambio y hay que tenerles en cuenta, pero el Gobierno, como el acuerdo programático, es cosa solo de PP y Ciudadanos”, zanjan fuentes populares.

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS