Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae en Málaga una red que estafaba a las aseguradoras con accidentes de tráfico

El grupo de 82 familiares y amigos defraudó más de 260.000 euros

Imagen de la zona de Málaga en la que se han producido los arrestos.

La Policía Nacional ha detenido a 82 personas en Málaga por causar accidentes para cobrar las indemnizaciones de las aseguradoras. Se les acusa de los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa y falsedad documental. Durante la operación, adelantada por el diario Sur, los agentes también han realizado dos registros en dos domicilios particulares en los que se ha encontrado numerosa documentación. Destacan partes médicos, contratos de alquiler de vehículos o incluso hojas manuscritas relativas a las personas implicadas en los incidentes.

Fuentes policiales han explicado que los dos cabecillas de la banda pertenecen a una misma familia. Y que ambos, poco a poco, fueron ampliando la red criminal entre otros miembros familiares, amigos y conocidos. De esta manera consiguieron incrementar las cantidades de una estafa que está valorada en más de 260.000 euros. "Les parecía dinero fácil y cada vez implicaban a más gente", explican fuentes policiales.

Fue el Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) de la Policía Local de Málaga el que dio la primera alerta. Fue en noviembre de 2017, a raíz de una intervención ocurrida en la barriada de Cruz del Humilladero. A los agentes les llamó la atención la tipología de colisión y las dolencias sufridas por las víctimas. Empezaron a investigar atestados y, remontándose a 2015, detectaron una serie de accidentes de tráfico cuyos protagonistas eran siempre las mismas personas. Los agentes descubrieron que los ahora detenidos fingían los percances y que firmaban partes amistosos sin la mediación policial para recibir indemnizaciones. Denominaron a la operación como El octavo pasajero y comunicaron toda la información a la Comisaría Provincial, desde donde los Grupos 1 y 2 de Delitos Económicos de la Policía Nacional de Málaga continuó tirando del hilo.

La investigación posterior permitió conocer que el modus operandi de la banda había evolucionado. Su nuevo objetivo era provocar colisiones de manera premeditada e implicando a vehículos de transporte público. En algunos casos, los detenidos conducían coches de alquiler que accidentaban de manera premeditada tras haber contratado el seguro más caro para recibir la mayor indemnización. Otras veces, colisionaban contra taxis o vehículos de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) en los que viajaban varios miembros de la banda (hasta ocho en alguna ocasión) entre los que también había menores. Tras los incidentes, dichos pasajeros presentaban partes médicos, siempre relativos a lesiones difíciles de refutar, para cobrar las indemnizaciones de las compañías de seguros. "La investigación ha dejado claro que unos y otros estaban en connivencia y que conformaban una trama para cometer estafas", concluyen fuentes de la Policía Nacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información