Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere ahogado en Ourense un peregrino angoleño

El joven fue arrastrado por la corriente en una zona no apta para el baño en la que hizo un alto en el Camino de Santiago con un grupo de amigos

Equipos de rescate hallan el cuerpo sin vida del joven en el río Miño a su paso por la ciudad de Ourense.
Equipos de rescate hallan el cuerpo sin vida del joven en el río Miño a su paso por la ciudad de Ourense. EFE

Protección Civil, Bomberos, GES, Policía Local y Policía Nacional han localizado a mediodía de este jueves en las aguas del río Miño a su paso por Ourense el cuerpo sin vida de un peregrino de 20 años que en la tarde del miércoles había hecho un alto en el camino en esta ciudad para darse un baño. El joven, de nacionalidad angoleña y con residencia en Portugal, hacía el Camino de Santiago con un grupo de amigos e hizo un alto en la capital ourensana en donde decidió refrescarse en el río.

El fallecido, hijo de un político angoleño, se introdujo en el agua por una zona frecuentada por bañistas, pese a que no está habilitada para ello debido a la existencia de gran número de pozos y remolinos, y nadó hasta la mitad del cauce. Cuando regresaba, a escasos metros ya de la orilla, la corriente lo arrastró. Pidió auxilio, pero fue imposible llegar hasta él, según el relato de los testigos.

Para encontrar su cuerpo fue necesario reducir el caudal del agua del río en la zona en la que desapareció y limitarlo a un nivel ecológico que, aunque apto para el tránsito de embarcaciones, pudiese permitir el rastreo del fondo. El dispositivo de búsqueda se prolongó durante todo el miércoles hasta la noche y se retomó a primera hora de la mañana de este jueves.

No es el primer peregrino extranjero fallecido este año durante la ruta a Compostela. El pasado mayo un norteamericano de 71 años murió en un albergue de Triacastela (Lugo) en el que pernoctaba con un compañero con el que unos días antes había iniciado, en León, el Camino de Santiago. En el mismo albergue se alojaban dos médicos que intentaron reanimarlo sin éxito. La autopsia determinó que había fallecido por causas naturales.

Más información