Santamaría recaba apoyos en el fortín de Feijóo

El líder del PP gallego se resiste a apoyar públicamente a un candidato mientras pesos pesados de Lugo y Ourense arropan a la exvicepresidenta

La candidata a presidenta del PP saluda a Baltar en el acto con compromisarios gallegos.Foto: atlas | Vídeo: óscar corral | ATLAS

A cinco días de las votaciones y mientras todos sus rivales de la primera vuelta han decidido volcarse públicamente con Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría lanza una advertencia desde Galicia a quienes le auguran una derrota: “Las cuentas de la vieja no funcionan en esto”. El respaldo de Dolores de Cospedal a su contrincante le ha pillado a la aspirante a suceder a Mariano Rajoy de campaña en el feudo del barón que más se resiste a desvelar sus cartas.

Más información
El PP descalifica el vídeo contra Santamaría pero no investigará su origen
Cospedal: “Casado puede ser una magnífica opción”
Casado: “Gustaríame falar galego, lo hago en la intimidad”

Alberto Núñez Feijóo ha insistido este lunes en que si finalmente opta por movilizarse en favor de uno de los dos candidatos en la primarias, algo que ni siquiera da por seguro, “no será hoy o mañana, sino en el tramo final”. Pero mientras Feijóo se queda quieto, dos de las cuatro provincias gallegas, Lugo y Ourense, han movido su balanza hacia Sáenz de Santamaría.

Acompañada de Feijóo, la exvicepresidenta del Gobierno ha celebrado un modesto acto con compromisarios en Pontevedra, alejado de la pompa que el presidente de la Xunta le reservó la pasada semana a Casado. Aunque también a diferencia de este, la exnúmero dos de Rajoy ha sido arropada por los pesos pesados de los populares de Lugo y Ourense, tradicionales graneros de voto del PP gallego.

Con la candidata ha querido estar José Manuel Barreiro, presidente del PP lucense hasta 2016, rival de Feijóo en el congreso para la sucesión de Manuel Fraga y figura de referencia para los conservadores de esta provincia, quien se manifestó hace unos días a favor de llegar al congreso con una lista de integración presidida por Sáenz de Santamaría. Y también José Manuel Baltar, líder del PP ourensano, el único de Galicia en el que la exvicepresidenta fue la más votada por los militantes en la primera vuelta, y que intercambió miradas cómplices con la exvicepresidenta mientras Feijóo se negaba ante los periodistas a desvelar el nombre de su preferido. "Quiero el mejor PP", ha proclamado en su discurso la aspirante a liderar el partido. "El que gana ayuntamientos y el que gana diputaciones". En Galicia los populares solo presiden la Diputación de Ourense.

El voto de los 327 compromisarios que aporta Galicia al congreso de este fin de semana -279 de ellos electos, con 84 de Pontevedra, 78 de A Coruña, 73 de Ourense y 44 de Lugo- está disputado. Si para persuadirlos Casado llegó a confesarles entre risas su supuesto amor por el gallego "en la intimidad" al estilo Aznar, Sáenz de Santamaría les ha prometido mantener la tradición de Rajoy de abrir siempre el curso político en Galicia, aunque no ineludiblemente en Pontevedra. “Alberto, si te parece bien, cada año en una provincia”, ha propuesto ante la atenta mirada de Barreiro y Baltar. “Si gano el sábado, el domingo me decís a dónde vengo a finales de agosto o principios de septiembre”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre el posicionamiento de FAES en favor de Casado, Sáenz de Santamaría ha replicado con una crítica velada a Aznar, afirmando que lo que España necesita son “recetas del siglo XXI, no de los años noventa”. La exvicepresidenta del Gobierno ha situado el PP como el partido de las “clases medias” y ha cargado contra quienes desde el área más liberal de su partido presionaron a Rajoy para que aceptara el rescate de la troika “porque no lo iban a pagar ellos”: “El peor momento de la crisis fue cuando las clases medias, que somos nosotros, perdieron la confianza de que sus hijos vivieran mejor que ellos".

Con la tensión disparada en el PP, en las arengas a los compromisarios gallegos no han faltado las llamadas a la unidad. Mientras la candidata ha vuelto a pedir a Casado que acceda a confeccionar una lista "integrada" antes de las votaciones -"si lo tengo que hacer después, lo haré, pero si lo hacemos antes es lo que hemos ganado", ha dicho-, Feijóo ha pedido que "estas primarias no sean las de Madina y Sánchez", en alusión a la primera pugna del PSOE que ganó el actual presidente del Gobierno antes de dimitir al frente de la secretaría general. "Hay millones de ciudadanos que no nos perdonarían fallar, que no nos perdonarían fracturar", ha avisado el barón gallego reclamando "generosidad y elegancia" a los candidatos. Llegado su turno, Sáenz de Santamaría ha defendido su "campaña en positivo": "Lo más duro que he dicho de un compañero de partido lo dije de Margallo; y lo que le dije fue 'poseso'".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS