Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La novedad del voto abierto a las bases hace dudar a los aspirantes del PP

Feijóo, Cospedal y Sáenz de Santamaría tienen hasta el miércoles para presentar su candidatura

El nuevo sistema electoral del PP, que da un poder decisivo a los afiliados, llena de dudas a los favoritos a suceder a Mariano Rajoy. Ni Alberto Núñez Feijóo, ni Soraya Sáenz de Santamaría, ni María Dolores de Cospedal han oficializado su candidatura. La cuenta atrás hasta las 14.00 horas del miércoles —cuando vence el plazo para presentar los 100 avales preceptivos— está provocando tensiones entre los líderes del PP, atenazados por la imposibilidad de controlar a las bases.

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

El voto de los afiliados es la puerta por la que entran las revoluciones en los partidos. Un elemento incontrolable. Y un misterio para Feijóo, Sáenz de Santamaría y Cospedal, que se debaten entre el deseo de llegar al poder y el temor a que el voto popular les castigue. La votación en doble urna que estrena el PP para que las bases elijan a los candidatos que estarán en la lucha final del Congreso, y a los compromisarios que decidirán el pulso allí, lo cambia todo en el partido, acostumbrado al dedazo.Manuel Fraga señaló a José María Aznar, y este a Rajoy. Que el gallego se haya distanciado de su predecesor llamando a los afiliados a votar llena de incertidumbre a los favoritos, por mucho que haya dos elementos que favorecen el control del aparato: para votar hay que estar al corriente de pago de las cuotas y especificar el deseo de participar.

“En Génova hay una auténtica psicosis, mucho nerviosismo. Este proceso es inédito en el PP, y por eso los segundos y terceros niveles están muy nerviosos”, describió un presidente provincial. “El procedimiento introduce la incógnita de la votación de los afiliados, aunque Feijóo tiene mucho respaldo entre las bases”, siguió. “El entorno de Soraya se está moviendo, y mucho, para medir sus apoyos. Y a Cospedal la damos por eliminada salvo que quiera jorobarla a ella”.

“Lo ideal es que se presenten los tres tenores y que a cada uno le acompañe un tercio del aparato”, resumió Luis Asúa, que en 2017 compitió con Cristina Cifuentes por la presidencia del PP de la Comunidad de Madrid. “Así, quien gane aniquila a dos tercios de la organización y nos da una opción de regeneración”.

“El panorama está abierto a cualquier escenario”, le continuó José Luis Bayo, exdirigente de las nuevas generaciones que intenta reunir los 100 avales necesarios para presentar su precandidatura. “Pero para votar tienes que estar al corriente de pago de las cuotas, con lo que te quitas casi al 80% de las bases”, matizó. “Hay que depurar el sistema, porque no es participativo. Abogo por un militante, un voto”.

Las claves del congreso popular

  • El plazo de presentación de precandidaturas quedará abierto desde hoy a las 12.00 horas hasta las 14.00 horas del 20 de junio. Se necesitan un mínimo de 100 avales.
  • Desde el 23 de junio al 4 de julio se desarrollará la campaña electoral si hay más de un precandidato. Los afiliados podrán inscribirse para participar en la elección del presidente del PP hasta el 25 de junio y para participar como compromisario en el congreso tendrán hasta el 29 de junio.
  • El 5 de julio, los afiliados registrados y al corriente de pago —de un total de más de 800.000— votarán en dos urnas. Una para los precandidatos —si hay más de una lista—; y otra para elegir a 2.612 de los de 3.134 compromisarios que participarán en el cónclave —el resto son miembros natos—. Como máximo, dos candidatos llegarán al Congreso.
  • Si ese día hay un precadidato que logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos sobre el segundo y es el más votado en la mitad de las circunscripciones, será proclamado candidato único.

El plazo para registrar las precandidaturas a la presidencia del PP se inicia hoy y permanece abierto hasta el miércoles a las 14.00. Acostumbrados a moverse en una organización extremadamente jerarquizada, y férreamente controlada por el aparato, los teóricos aspirantes observan con temor la fecha del 5 de julio, en la que los afiliados votarán en dos urnas a los precandidatos que pasen la primera fase y a los compromisarios que decidirán el nombre del líder en el congreso extraordinario del 20 y 21 de julio. Una variable incontrolable que marca el pulso por el poder.

“Feijóo está en periodo de reflexión. La gente se desesperaba con los tiempos de Rajoy… ¡pues Feijóo es peor!”, dijo un colaborador del presidente de la Xunta. “El reto de Madrid no es fácil. Y optar a las generales en dos años, o en menos, por un adelanto electoral, no es lo mismo que en cuatro. Es un reto muy incierto”.

¿Incierto? Feijóo tiene 56 años, acaba de ser padre y se ha comprometido en numerosas ocasiones a permanecer en la Xunta en 2020. Dar el salto a Madrid solo le aseguraría una cosa: perder el poder que tiene como líder autonómico. Con el partido dividido y Ciudadanos al alza, reconocen sus consejeros, recuperar La Moncloa parece una quimera.

Las dudas de Feijóo

“Feijóo está mostrando muchas dudas, no lo tiene nada claro. Está todo muy igualado, y si pierde, pierde también Galicia”, opinó uno de los principales consejeros de Rajoy. “Veo a Soraya más animada, y de hecho eso explica que Margallo plantee su candidatura: sale para que Feijóo reaccione”. “El escenario está abierto”, coincidió otro dirigente nacional. “Estamos en compás de espera”.

Las dudas de los aspirantes con más opciones han abonado la aparición de candidaturas imprevistas. El diputado José Ramón García Hernández ya ha anunciado que peleará por lidera el PP. El exministro José Manuel García Margallo también busca los 100 avales necesarios para ser precandidato, como Bayo. Y el senador José Ramón Bauzá ya ha buscado asesoramiento para medir la conveniencia de dar el paso.

Sin embargo, que consigan pasar la primera criba —reunir 100 avales antes de la tarde del miércoles— no quiere decir que el PP acabe celebrando un congreso con dos candidatos, confrontación de programas y resultado incierto. Si en la votación del 5 de julio hay un aspirante que logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos, o es el más votado en la mitad de las circunscripciones, será proclamado candidato único. Y el congreso se convertirá en un acto de proclamación del nuevo líder.

El PP gallego cree que hay "una demanda importante" para que Feijóo "encabece la renovación"

El portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, ha admitido que existe "una demanda importante de diferentes miembros del Partido Popular" que quieren que sea el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien "encabece la renovación" de la formación tras la marcha de Mariano Rajoy.

Con todo, en una entrevista en la Radio Galega, Puy apunta que la decisión corresponde exclusivamente a Feijóo y cree que, sea cual sea el "camino" que escoja, serán "perfectamente entendible y bueno para el país".

En esta línea, ha emplazado a que este lunes se abra el período de presentación de candidaturas (se cierra el miércoles) para conocer si finalmente Feijóo da el paso hacia la Presidencia del partido a nivel nacional, una decisión en la que, según Puy, "va a tener mucho que ver el sentido del deber y el sentido de lo público y de un momento político importante para el país".

Además, ha apuntado que no existe ningún tipo de "incompatibilidad" que impida al mandatario de Os Peares (Ourense) compaginar la presidencia del partido con continuar al frente del Gobierno gallego, al tiempo que censura que el portavoz de En Marea, Luís Villares, reclame la convocatoria de elecciones en caso de que Feijóo decida abandonar la Xunta.

"Hay un único grupo (En Marea) que está pidiendo un adelanto electoral y quien lo pide, dentro de ese grupo, lo hace más que nada por ser él el candidato de ese grupo que por otras circunstancias", ha asegurado Puy en referencia a Villares.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >