Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los españoles cree que el alcohol es el causante de las violaciones

Cuatro de cada 10 hombres y casi una de cada tres mujeres defienden la prostitución

Concentración de protesta por la sentencia de La Manada, en Valencia.
Concentración de protesta por la sentencia de La Manada, en Valencia.

La mitad de los hombres españoles y el 45,6% de las mujeres consideran que el alcohol es "a menudo" el causante de una violación y que exime en parte al agresor el hecho de estar bebido. Un 15% considera, además, que la víctima tiene parte de culpa "por haber perdido el control" si está borracha. Es lo que señala la primera encuesta de Percepción Social de la Violencia Sexual, elaborada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en 2017, después de que saliera a la luz el caso de La Manada.

Los datos reflejan que las violaciones perpetradas por desconocidos son una minoría, aunque hay un amplio porcentaje de ciudadanos (44% de hombres y 37% de mujeres) que las ven como más probables. Añaden que los motivos principales por los que las mujeres no denuncian son el miedo al agresor, la vergüenza o el miedo a no ser creídas.

El informe, con 2.465 entrevistas, refleja que cuatro de cada 10 hombres y un tercio de las mujeres consideran que la responsabilidad para controlar el acoso sexual reside en la mujer acosada y que pararía si "simplemente" ella lo solicitara. "Esta creencia dificulta que las víctimas pidan ayuda y favorece que los agresores mantengan su comportamiento, fomentando así que la violencia sexual se perpetúe", según el trabajo. También hay un porcentaje significativo que opina que las víctimas suelen exagerar con este tipo de agresiones (uno de cada cuatro hombres y una de cada seis mujeres).

Pese a que la inmensa mayoría condena cualquier tipo de violencia sexual, especialmente las mujeres y las generaciones jóvenes, lo cierto es que dos de cada 10 personas entrevistadas no ve necesario castigar por ley el sexo no consentido dentro de la pareja, porcentaje que se eleva al 30% en el supuesto de tocarla sin permiso y al 52,5% en el de besarla en contra de su voluntad.

Uno de cada seis entrevistados asegura que a una mujer que vista de forma provocativa no debería sorprenderle que un hombre intente obligarla a mantener relaciones sexuales. El 13,7% cree que una mujer que sea "tan poco precavida como para andar sola de noche por callejones oscuros" tiene parte de culpa si es violada. Y uno de cada cinco resta credibilidad a una víctima si esta ha tenido muchas parejas sexuales.

Respecto a la prostitución, cuatro de cada 10 hombres y casi una de cada tres mujeres (31%) ven aceptable su consumo aunque casi todos reprueban que se obligue a una mujer a prostituirse. El consumo de prostitución es el comportamiento que menos personas identifican como una forma de violencia sexual contra la mujer.

El 77% de las personas entrevistadas considera que es más importante educar a los hombres a no agredir, frente a un 14,8% que ve más importante enseñar a las mujeres a evitar situaciones de riesgo. Más del 90% ve necesario educar sobre el consentimiento sexual para prevenir agresiones. Y hacerlo antes de que los chicos y chicas cumplan los 16 años.