Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido durante dos horas en España el financiero Bill Browder, crítico con Putin

El empresario es liberado después de que la Interpol informe de que la orden de arresto tenía motivos políticos

Bill Browder, en La Haya, el pasado 23 de mayo. En vídeo, las duras declaraciones de Browder sobre Putin ante el Comité de Justicia del Congreso estadounidense en 2017.

El director ejecutivo del fondo de inversiones Hermitage Capital Management, Bill Browder, ha sido detenido este miércoles en España, según ha informado él mismo en su cuenta de Twitter, en la que asegura que ha sido arrestado en cumplimiento de una orden de detención emitida por Rusia. El inversor es un conocido crítico del Gobierno de Vladímir Putin y lideró una campaña en la que denunció la corrupción en el Kremlin. Poco después de su llegada a una comisaría en Madrid, y tras cierto tumulto diplomático a escala europea, fue liberado. Según han explicado fuentes policiales, Interpol envió una requisitoria a España por la que Browder fue arrestado. Poco después, el organismo informó de que la requisitoria tenía motivos políticos, por lo que el empresario fue puesto en libertad, informa Patricia Ortega Dolz. 

El financiero, que nació en Estados Unidos y también tiene nacionalidad británica, ha liderado una campaña internacional en contra de la corrupción en el Kremlin, especialmente a raíz de la muerte en prisión de su abogado, Serguéi Magnitski, de quien culpa a funcionarios rusos. "Estoy en el asiento trasero de un coche de la policía española de camino a una comisaría en cumplimiento de una orden de arresto de Rusia. No me dirán a qué comisaría me llevan", tuiteó Browder pasadas las diez de esta mañana, junto a una imagen tomada desde el asiento trasero del vehículo. Apenas hora y media después, Browder publicó otro mensaje en el que comunicaba que había sido liberado después de que la secretaría general de Interpol hubiera avisado a la Policía Nacional de que no debían tomar en consideración el requerimiento emitido por Rusia. "Esta es la sexta vez que Rusia abusa de Interpol en mi caso", asegura el empresario. 

En 2013, la Comisión Independiente para el Control de los Archivos de Interpol determinó que Rusia había usado la institución de manera "predominantemente política" para recabar información sobre el paradero de Browder y que esa práctica era contraria a la normativa de la organización policial internacional. La comisión aconsejó a la secretaría general de Interpol que se borrasen todos los datos de aquella petición, como finalmente se hizo. Dos meses después, el organismo recibió otro requerimiento de Rusia, solicitando su localización y arresto por delitos de "estafa calificada". Esa petición fue igualmente anulada, informa José M. Abad Liñán.

En Moscú, culpan a Browder de evasión fiscal, tras haberle acusado antes de ser una amenaza para la seguridad del Estado. El pasado diciembre, fue condenado en ausencia por un tribunal moscovita a nueve años de prisión por "quiebra deliberada" y evasión fiscal. De hecho, la orden por la que ha sido arrestado este miércoles, que el propio Browder ha publicado en su perfil de Twitter, recoge la acusación de fraude en su contra. 

La empresa que dirige Browder, el Hermitage Capital Management, fue el fondo de inversión extranjero más lucrativo de Rusia. El financiero estaba a gusto en el sistema presidido por Putin. Pero en 2005, una campaña de Hermitage contra la corrupción en las grandes empresas nacionales irritó a uno de los aliados del jefe del Estado. Browder fue entonces expulsado del país. En 2009, tras la muerte en prisión de su abogado, Serguéi Magnitski, el empresario se pasó a la oposición y envió a sus emisarios a buscar apoyo en países occidentales.

En los últimos años, llevó a cabo una campaña internacional en memoria de Magnitski, que había sido detenido en 2008 tras denunciar una vasta trama de corrupción montada, según él, por responsables de la policía y la administración fiscal rusa. Once meses más tarde, en noviembre de 2009, falleció en prisión, a los 37 años, y en 2013, cuatro años después de su fallecimiento, la justicia rusa lo condenó por "evasión fiscal a gran escala". En su libro titulado Red Notice: A True Story of High Finance, Murder and One Man's Fight for Justice, Browder aporta detalles sobre la investigación de la muerte de su abogado, de quien responsabiliza a funcionarios rusos, y sobre sus acusaciones de corrupción contra el Kremlin. 

Browder ha asegurado este miércoles en Twitter que se encuentra en Madrid para entregar pruebas al fiscal Anticorrupción, José Grinda, sobre "la gran cantidad de dinero del caso Magnitski que ha llegado a España". "Ahora que estoy en libertad, mi misión continúa. Ahora mismo, reunido con Grinda", ha añadido.

La campaña de Browder en memoria de Magnitski ha tenido una amplia repercusión mundial. A raíz de su campaña internacional, en 2012 se aprobó en Estados Unidos la Ley Serguéi Magnitski, por la que se prohibió la concesión de visados y se congelaron los activos de funcionarios rusos implicados en la muerte del abogado. A comienzos de este mes, el Parlamento británico apoyó una medida destinada a imponer sanciones contra personas culpables de violaciones de derechos humanos, en memoria del abogado Magnitski.

Más información