Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No nos quisimos regocijar en lo macabro”

Los fotógrafos David Armengou y Marcela Miret han sido galardonados con el premio de Fotografía por su trabajo durante los atentados de Barcelona

David Armengou y Marcela Miret reciben el premio de Fotografía. rn rn rn
David Armengou y Marcela Miret reciben el premio de Fotografía.

La casualidad quiso que el pasado 17 de agosto David Armengou (Barcelona, 1966) y Marcela Miret (Córdoba, Argentina, 1965) estuviesen en la capital catalana a 50 metros de La Rambla. Oyeron gritos y vieron a muchos ciudadanos correr en medio de ataques de pánico. Estos fotógrafos no profesionales se apresuraron entonces en dirección contraria a la multitud que huía del horror del atentado yihadista, que causó 16 muertes. Mientras corrían iban preparando sus máquinas fotográficas. Y, en medio del silencio, comenzaron a trabajar. “Podíamos habernos regocijado en lo macabro, pero no lo hicimos. Fuimos en busca de la escena completa, más que del dolor individual”, asegura Armengou, que realiza trabajos fotográficos a tiempo parcial. Allí mismo borraron algunas imágenes. “Lo hicimos por sensibilidad y respeto. Tenemos muchas otras que nunca verán la luz. Hay niños y mucho dolor”, añade.

Para Miret, la imagen premiada supone su primer trabajo como fotoperiodista, profesión a la que se quiere dedicar ahora que sus seis hijos han dejado el hogar familiar. “Se lo debo todo a ellos. Me han hecho fuerte y tolerante; me han aportado templanza y coraje”, destaca.

Más información