Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La senadora imputada deja el grupo del PP para facilitar la aprobación de los Presupuestos

Pilar Barreiro, investigada en el 'caso Púnica', comunica a la Mesa de la Cámara que pasa al Mixto

La senadora del PP Pilar Barreiro, a la salida del Supremo tras declarar por el 'caso Púnica'.

El camino para aprobar los Presupuestos Generales del Estado se allana. La senadora Pilar Barreiro ha anunciado este viernes que ha comunicado a la Mesa de la Cámara que deja el grupo del PP para pasar al Mixto. "Esta decisión obedece a mi intención de no perjudicar al partido y por el interés general de los españoles", ha apuntado la imputada en Púnica. Ciudadanos había puesto su salida como condición para apoyar las cuentas. Y, aunque su renuncia facilita el acuerdo, aún queda lograr el respaldo del PNV, que lo vinculó a la retirada del 155 en Cataluña, todavía vigente.

"Esperaré tranquila la decisión que tome el Tribunal Supremo sobre el procedimiento en curso, ya que creo firmemente en la justicia de nuestro país", ha apostillado este viernes Barreiro, que se encuentra imputada desde el pasado octubre, cuando la Sala de lo Penal decidió abrir una causa contra la senadora por cinco delitos: fraude, malversación de caudales públicos, cohecho, prevaricación continuada y revelación de información reservada. La fiscalía pidió la semana pasada que se archivase la causa contra la popular al considerar que no ha resultado "debidamente justificada" la perpetración de los delitos que motivaron la investigación.

Durante más de cinco meses, la figura de la senadora se convirtió en uno de los grandes escollos para la aprobación de las cuentas de este año. Ciudadanos vinculó su voto a favor a la salida de Barreiro, ya que el pacto firmado para aupar a Mariano Rajoy a La Moncloa obliga literalmente a "separar inmediata de los cargos públicos a imputados formalmente o encausados por delitos de corrupción".

Pese a ello, el PP ha mantenido y respaldado a la senadora, alcaldesa de Cartagena (Murcia) hasta las elecciones municipales de 2015. Incluso, el portavoz del partido conservador en el Congreso, Rafael Hernando, llegó a acusar a su socio de investidura de "frivoliza con los intereses de los españoles". "Gracias Pilar Barreiro por su gesto generoso y por su entrega incondicional al PP. Esperamos que todo se resuelva pronto y ojalá que bien. El futuro no está escrito", ha afirmado este mismo viernes Fernando Martínez-Maillo, coordinador general de los populares.

Pero Ciudadanos mantuvo su apuesta durante meses y, esta misma semana, repetía otra vez que con Barreiro en su cargo no habría Presupuestos. Por ello, en cuanto se ha conocido su salida, el partido de centro-derecha ha salido a celebrarlo. "Más de 80 días ha tardado el PP en echar a su senadora imputada. Rajoy, siempre tarde. Pero si querían empezar a negociar los presupuestos tenían que cumplir el pacto anticorrupción exigido por Ciudadanos. Nosotros sí cumplimos", ha insistido este viernes Albert Rivera, presidente de la cuarta fuerza política del país.

Un pase al grupo mixto que, según fuentes de la dirección de Ciudadanos, es suficiente para reabrir las negociaciones. Eso sí, el socio de investidura de Rajoy pone otras "condiciones indispensables" para dar luz verde a las cuentes, como la bajada del IRPF y garantizar la equiparación salarial de las fuerzas de seguridad. Además, el PNV ha reiterado que no votará a favor hasta la retirada del artículo 155 en Cataluña.

El PSOE pide el escaño

Pero el aterrizaje de Barreiro ya ha generado los primeros rechazos dentro del Mixto, donde también se encuentran integrados los senadores de Ciudadanos. Carlos Mulet, portavoz de Compromís en la Cámara Alta, ha lamentado que este grupo "acabe acogiendo y dando cabida a personas provenientes del PP que están imputadas y con problemas judiciales". El PSOE, por su parte, ha exigido a la senadora que deje inmediatamente su escaño y acusó a Ciudadanos de "encubrir una farsa" con la decisión de abandonar el grupo parlamentario popular y pasar al mixto. "Exigimos a Rivera que aplique su escrupulosa moralidad tanto en el caso de Barreiro como en el de Cifuentes si quiere tener la más mínima credibilidad", ha denunciado Ander Gil, portavoz de los socialistas en el Hemiciclo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >