Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete años y medio de cárcel para un actor de la serie ‘El Príncipe’ por tráfico de drogas

Naoufal Azzouz fue arrestado en 2016 por pertenencia a una red que introducía hachís desde Marruecos

Naoufal Azzouz, en su papel en la serie 'El Príncipe'.
Naoufal Azzouz, en su papel en la serie 'El Príncipe'.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a siete años y seis meses de cárcel a Naoufal Azzouz, actor de la serie de televisión El Príncipe, por tráfico de drogas e integración en grupo criminal. Fue arrestado en julio de 2016 en el marco de la operación Yupi contra una organización criminal de narcotraficantes dedicada a introducir grandes cargamentos de hachís desde Marruecos y que utilizaba como punto de alijo un estero ubicado en Chiclana de la Frontera (Cádiz).

En la sentencia, fechada el día 19 de marzo, la Sección Cuarta de la Audiencia condena a Naoufal Azzouz a seis años de prisión por un delito contra la salud pública, tráfico de drogas, en su modalidad de sustancia que no causa grave daño a la salud —hachís—, y a un año y seis meses de cárcel por un delito de integración en grupo criminal. Asimismo, la Audiencia condena a penas que oscilan entre los 16 años y tres meses y los dos años de prisión a otros ocho acusados por los mismos hechos por delitos contra la salud pública, integración en grupo criminal, tenencia ilícita de armas y cohecho, absolviendo a otro de los enjuiciados después de que la Fiscalía retirara la acusación en su contra.

El tribunal, en una sentencia que es recurrible en casación ante el Tribunal Supremo, ha ordenado además el comiso de los efectos, dinero y coches intervenidos. En el operativo, los agentes se incautaron de 4,2 toneladas de hachís, así como de vehículos, documentación y numerosos efectos, entre ellos varias armas de fuego, como un revólver del calibre 357 Magnum y una escopeta de fabricación casera.

En noviembre de 2014, el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz comenzó una investigación sobre un grupo de personas que podrían estar llevando a cabo los preparativos para introducir, vía marítima, "elevadas" cantidades de hachís desde Marruecos, utilizando para ello embarcaciones de recreo y usando para la descarga de la droga un estero de Chiclana.

Tras varios meses de investigación, y según recoge la sentencia en el relato de hechos probados, en enero de 2015 se procedió al archivo provisional de la causa "al no haberse conseguido suficientes indicios que acreditasen la inminencia de algún transporte". No obstante, en septiembre de ese mismo año se reabrió la causa después de que la Guardia Civil aportase nuevas evidencias derivadas de vigilancias, análisis de información sobre varias personas y alijos recientes "con puntos en común que indicaban que algunos de los investigados continuaban con la actividad delictiva y estaban de nuevo preparando la infraestructura para ello". Los agentes también aportaron información basada en el contacto directo "del principal organizador" con un guardia civil destinado en una de las embarcaciones patrulleras encargadas de la vigilancia, entre otras, de la zona donde se encontraban los esteros.

Más información