Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el hombre que sufrió un ictus tras esperar cinco horas en las urgencias de Antequera

La familia presentó una denuncia en un juzgado porque el hombre, de 44 años, supuestamente no fue atendido en cinco horas

Imagen del Hospital Regional de Málaga.

Ángel B., el hombre de 44 años que sufrió un ictus mientras esperaba para ser atendido en el área de urgencias del Hospital de Antequera (Málaga), ha fallecido la tarde de este viernes en el Hospital Regional de Málaga, donde permanecía ingresado desde el pasado 11 de enero. Tenía afectado todo el lado derecho del cerebro y estaba en coma inducido. La familia, a través de la Asociación en Defensa del Paciente, presentó una denuncia en el juzgado de guardia porque el enfermo supuestamente pasó cinco horas desatendido en las urgencias del centro hospitalario del municipio malagueño.

El abogado Francisco Damián Vázquez, que firma la denuncia, ha informado del fallecimiento de este hombre y de que la familia ha autorizado la donación de sus órganos. También ha explicado que variará el delito por el que se actuaba contra el hospital, que ahora será por posible homicidio por imprudencia médica profesional.

El personal del área de urgencias supuestamente justificó la falta de atención en que habían llamado al paciente por megafonía y no acudió. La denuncia incluye el nombre de dos testigos que habrían visto al hombre en la sala de espera “inmóvil”, aparentemente “dormido”. La Delegación de Salud de Málaga, tras hacerse público el caso, aseguró que ni los síntomas del paciente cuando llegó al centro ni los resultados de las pruebas podían prever lo ocurrido.

Los hechos ocurrieron el pasado 11 de enero. Ángel B. se sintió mal en el trabajo, por la mañana. Tenía dolor de cabeza y parecía “desorientado” porque al coger el teléfono “no coordinaba adecuadamente los movimientos”, según la denuncia, que detalla que entonces se acercó a una farmacia. Ahí comprobó que tenía la tensión muy alta y un compañero lo acompañó al hospital. Se quedó solo en urgencias y el personal sanitario le hizo el triaje sobre las 12.07. Un doctor solicitó una analítica de sangre y un electrocardiograma. Entonces pasó a la sala de espera y su última comunicación por teléfono se produjo sobre las 12.30.

Su jefe, extrañado de que Ángel no cogiera el móvil, alertó a una hermana del fallecido. Esto sucedió sobre las 16.28. Un cuarto de hora más tarde, ese familiar llamó al hospital, donde le dijeron que el enfermo se había marchado “sin avisar”. Cuatro personas de su entorno se desplazaron entonces hasta el centro, sorprendidos por la situación, y comprobaron que ya lo estaban atendiendo. Eran las 17.45. Una persona que estaba en la sala de espera supuestamente había avisado a un celador 15 minutos antes porque le pareció sospechoso que la víctima estuviera tanto tiempo inmóvil. 

Tras la evaluación del paciente, se activó el protocolo por ictus y se decidió su traslado al Hospital Regional de Málaga, donde fue intervenido quirúrgicamente esa misma noche y donde ha fallecido la tarde de este viernes. “Consideramos que existe una falta de vigilancia y control adecuado de los pacientes en el servicio de Urgencias del Hospital de Antequera”, concluye la denuncia.

El caso de ese hombre se suma a la investigación abierta el pasado diciembre por la Policía por la muerte de una mujer en el Hospital de Úbeda (Jaén) tras pasar presuntamente 12 horas desatendida en urgencias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información