Las alianzas del PSC, claves para el futuro de Sánchez

El líder del PSOE puede ver reforzadas sus expectativas electorales con el resultado de Iceta

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al Congreso el Día de la Constitución.FOTO: Juan Carlos Hidalgo (efe) / VÍDEO: epv

El líder del PSOE ha desembarcado este fin de semana en la campaña catalana con un mensaje que apela a que otra España es posible frente al país negro y conservador que pinta el independentismo. El PSC está al alza en las encuestas y Pedro Sánchez puede ver así reforzadas sus expectativas electorales, mientras las alianzas en las que quiera participar Miquel Iceta pueden suponer un potencial riesgo para el PSOE.

“El 21-D será un éxito para el PSC porque mejorará seguro los resultados. El 22 llegan los posibles problemas”. La frase de un veterano dirigente socialista resume el escenario para los socialistas ante las próximas elecciones catalanas, con una importante trascendencia para la política nacional. El PSOE se juega mucho en los primeros comicios que se celebran después de que Pedro Sánchez volviera a la secretaria general, y en los que todos los sondeos apuntan a que el PSC, con Miquel Iceta como candidato, puede recuperar la relevancia en la política catalana perdida en los últimos siete años. Recobrar un papel central en el complicado tablero catalán es a la vez una oportunidad y un riesgo para el PSOE.

Más información

Los socialistas catalanes tienen expectativas de convertirse en la fuerza que más crezca en votos y escaños respecto a 2015, cuando tocaron suelo con un 12,72 % de votos y 16 diputados en el Parlament. E incluso están en condiciones de disputar a Ciudadanos el liderazgo del bloque no independentista, apuntan algunos estudios. “EL PSOE ha vuelto en Cataluña. Está recuperando el espacio que no tenía desde hacía tiempo y eso es esperanzador para nuestras expectativas electorales”, subrayan fuentes cercanas a Sánchez.

En la dirección socialista son conscientes de que el resultado en Cataluña es de suma importancia para el PSOE de cara a las futuras elecciones generales. Desde los noventa y hasta 2011, los socialistas siempre se han impulsado en dos graneros de votos: Andalucía y Cataluña. El PSC aportó 1.672.777 de apoyos a la última victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, que han caído prácticamente a un tercio en las dos citas electorales a las que se ha presentado Sánchez, 2015 y 2016 (589.021 y 558.033 votos). Un buen dato del PSC el 21-D puede tener también incidencia en el poder territorial y local del PSOE en las elecciones de 2019.

El líder del PSOE equipara a secesionistas, PP y Ciudadanos

PERE RÍOS

Pedro Sánchez equiparó ayer a los partidos secesionistas con PP y Ciudadanos y reivindicó la propuesta socialista como única alternativa para resolver el encaje de Cataluña. “Son las dos caras del mismo problema”, afirmó para referirse a independentistas, PP y “su media naranja”, en referencia a Ciudadanos. Lo que les une, añadió, son los ataques continuos a los socialistas y eso significa, en su opinión, que “temen” a Iceta porque “es la solución y garantiza la convivencia”. En su segundo día de campaña en Lleida, el secretario general del PSOE también cargó contra la izquierda “casta y pura” que representa Podemos y recordó que son los responsables de que él no esté en La Moncloa. Tanto el líder del PSOE como el del PSC obviaron cualquier referencia a la aplicación del artículo 155. Sí lo defendió Àngel Ros, alcalde de Lleida, aunque añadió que no vale para amparar el regreso de las obras de arte de Sijena a Aragón.

Pero la historia acredita que el PSC ha originado en ocasiones problemas al PSOE por la política de alianzas. Como en los dos tripartitos, hasta que en 2004 Zapatero exigió el cese de Carod Rovira. “El riesgo existe ahora. No tanto porque el PSC vaya a apoyar a un candidato de ERC, porque se ha comprometido a no hacerlo, sino porque pueda intentar una solución transversal, que en la forma más suave afecta a los comunes, y en la más fuerte a ERC. Cómo se resuelva eso puede dar lugar a un lío para el PSOE”, apunta el veterano dirigente socialista. Iceta se ha comprometido a no investir a un candidato independentista, pero eso no excluye buscar de alguna forma su apoyo si renunciaran a la vía unilateral. “Pactaré con quien me haga presidente”, ha dicho el primer secretario del PSC.

El proceso de negociación a partir del día 22, si los independentistas pierden la mayoría absoluta, puede ser delicado para los socialistas. “El principal reto es que no pase nada en Cataluña que no pueda ser bien entendido en el resto de España”, reflexiona un presidente autonómico socialista. Aunque “el partido ya no se incendia por nada”, apunta otro presidente autonómico del PSOE, los barones afirman que no podrían “pasar por alto” determinadas alianzas que no se entendieran en sus comunidades.

El escenario es suficientemente complejo como para que nadie prefigure la respuesta. “A lo mejor hay que hacer de la necesidad virtud. Depende de las alternativas que tengamos”, medita un presidente socialista. “Si hay una mayoría constitucionalista y el PSC no la apoya, no se entenderá. Ahora, ¿si no la hay? ¿Qué es mejor, un Gobierno otra vez en el que esté la CUP? ¿O que los independentistas hagan votos de que no irán por la vía unilateral? Habrá que ver el mal menor”, razona. Romper lazos con los nacionalistas catalanes dificultaría un eventual futuro Gobierno de izquierdas en España, apunta también este presidente.

Con todo, los socialistas destacan las malas perspectivas de dos de sus rivales nacionales: PP y Podemos, en contraste con las expectativas del PSC. “Siempre es mejor tener un buen resultado que uno malo y ser irrelevante”, señalan en el PSOE.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50