“TV3 es un aparato de agitación separatista”

Nacho Martín, número seis en la lista de Ciudadanos, muestra sus "reservas" al hablar del supuesto adoctrinamiento en las escuelas catalanas

Nacho Martín, durante la entrevista, en la sede de Ciutadans.
Nacho Martín, durante la entrevista, en la sede de Ciutadans.Massimiliano Minocri

Una llamada de Inés Arrimadas sirvió de prologó para el almuerzo donde se consagró la unión. "Me apetecía tener algo que decir en la vida política de Cataluña y España", se confiesa Nacho Martín Blanco (Barcelona, 1982) al explicar cómo ha acabado de número seis de la lista por Barcelona de Ciudadanos. "Quedamos para comer, solo unos diez antes de que la ejecutiva aprobara las candidaturas, e Inés me lo propuso a bocajarro", añade este hijo de abogada y juez, que admite que no se lo pensó mucho. Dijo "sí" en ese mismo momento. Politólogo, periodista y habitual de las tertulias catalanas, Martín Blanco adquirió relevancia nacional al anunciar a principios de octubre que dejaría de acudir a los medios públicos autonómicos: "TV3 se ha convertido en un aparato de agitación y propaganda de la causa separatista".

Más información
'Adiós al circo del odio', por NACHO MARTÍN
Una semana viendo solo TV3

Este padre de tres hijos se había cansado de ejercer de "tonto útil" de la causa secesionista como representante de la "cuota unionista" —"una coartada para demostrar su supuesta pluralidad", escribió en Adiós al circo del odio, un artículo publicado en EL PAÍS junto a Joan López Alegre—. "Nuestra presencia allí legitimaba una pretensión, orquestada desde las más altas instancias del Govern, de presentar Cataluña como una realidad impostada donde la mayoría de los catalanes son independentistas y donde hay una minoría residual, incluso extravagante, que no es nacionalista".

Para Ciudadanos, los medios públicos han servido como "instrumento" clave en el procés y, de hecho, en su programa electoral plantea su reforma drástica. Por ejemplo, que se necesite el acuerdo de dos tercios del Parlament para nombrar al presidente y consejo de gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. "Hay que elegir a los cargos por criterios de meritocracia. No parece razonable que el director de TV3, Vicent Sanchis, haya sido un activista independentista toda su vida y participado en mítines con la estelada. Sus ideas me parecen estupendas si las deja al margen en su puesto de trabajo, pero es un hombre que ha sido vicepresidente de Òmnium Cultural y cuyas intervenciones en tertulias son incendiarias contra todo aquello que no sea el nacionalismo catalán".

"La tesis de todas las tertulias de TV3 y Catalunya Ràdio se orientan a presentar las relaciones entre Cataluña y España como traumáticas y condenadas al divorcio", continúa Martín Blanco: "Con una composición que no es plural, ni desde el punto de vista numérico ni temático. Siempre se habla del procés. Yo iba a comentar la muerte de Suárez y hablaba de si hubiera tenido otra posición diferente de la de Rajoy respecto al procés; iba a hablar de la entronización del nuevo Papa y se preguntaban si sería más sensible a la causa soberanista catalana". El número seis por Barcelona se muestra aún más contundente: "Tienen la voluntad de intoxicar la convivencia. Transmiten la idea de bastardos y traidores de los catalanes que no somos nacionalistas".

El supuesto adoctrinamiento

¿Y qué ocurre con la educación, donde Ciudadanos también coloca mucho el foco? "Tengo mis reservas sobre usar el término adoctrinamiento en las escuelas", se desmarca Martín Blanco, frente a la dura línea marcada por la formación encabezada por Albert Rivera: "Es más preciso hablar de episodios de politización inaceptables. En las más altas instancias del poder autonómico existe la voluntad de inocular un sesgo antiespañol en el alumnado, pero el término adoctrinamiento me parece una enmienda a la totalidad y hay docentes que hacen un trabajo muy bueno en Cataluña".

"Medida antiliberal"

Ciudadanos apuesta por cerrar el Consell de l'Audiovisual de Catalunya, la autoridad encargada de la regulación de la comunicación audiovisual en esta comunidad. Martín Blanco defiende esta propuesta: "No creo que deba existir un órgano regulador de los contenidos televisivos. Me parece una medida antiliberal, que coarta innecesariamente la libertad de prensa y expresión, que ha tenido una tendencia a extralimitarse en sus competencias y se dedica más a hacer informes sobre Telecinco, Antena 3 o La Sexta que a fiscalizar TV3. Si acaba siendo un chiringuito para colocar a los amiguetes, no tiene ningún sentido".

Agnóstico declarado, el politólogo concurre como independiente en la lista de Arrimadas. Asegura que no ha tenido ofertas de otros partidos. "Comparto casi la totalidad del ideario de Ciudadanos: un partido liberal, reformista, de centro y sin posos conservadores. ¡Y yo no soy conservador!", exclama, antes de rechazar "esa parte de la política española, me refiero a Podemos, que ha hecho de la causa guerracivilista su razón de ser". "Es asombrosa la facilidad con que la que tachan de facha a quienes no son de extrema izquierda o proclives a las tesis nacionalistas".

"El procés se ha basado en una mentira tras otra", insiste Martín Blanco, que enumera la "triada" de falsedades que, según él, ha guiado el secesionismo: "Seremos más ricos si nos independizamos, seguiremos formando parte de la UE y nunca habrá fractura social". Pero, ¿puede reducirse este conflicto a que hay millones de personas? "No, no podemos decir que esto es todo porque un grupo de enajenados mentales se ha convertido al independentismo. Es hasta ofensivo reducirlo a eso. Pero desde los partidos nacionalistas ha existido una voluntad de instruir a las nuevas generaciones en la animadversión a España".

Tras el 21-D

Los vetos entre partidos no secesionistas complican la formación de un Gobierno constitucionalista. En el caso de que los independentistas perdieran la mayoría absoluta, ¿si Arrimadas no consigue el apoyo parlamentario suficiente para su investidura, debería respaldar a otro candidato no separatista que si pudiera lograrlo? "Me parece avanzar acontecimientos. No es justo lo que ha hecho Miquel Iceta (PSC). Es inadmisible decir que no va a investir a una fuerza que tendrá presumiblemente más votos, pero luego añadir que le tendrán que apoyar a él porque supuestamente conseguirá el apoyo de los comunes. Las fuerzas constitucionalistas deben ser generosas, pero respetando la prelación de preferencias que han establecido los catalanes".

¿Es nacionalista español? "Yo no me siento, en absoluto, nacionalista español. Me siento catalán, español y europeo. Me da mucha rabia ese reduccionismo de que todo el mundo tenga que ser nacionalista de algo. ¿Por qué? Yo simplemente soy español y mi manera de serlo es ser catalán. Y soy catalán y mi manera de serlo es ser español. Es una cosa que los independentistas no soportan porque ellos insisten mucho en la pluralidad de España, pero niegan rotundamente la pluralidad de Cataluña".

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS