Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La carta de ida y vuelta del artículo 155

El ala dura del PP apoya usar la previsión constitucional, que se podría tramitar en poco tiempo en el Senado

Xavier García Albiol, líder del PP en Cataluña. Ampliar foto
Xavier García Albiol, líder del PP en Cataluña. EFE

Ocurrió el domingo, a los pies de la ermita de San Xusto, en Pontevedra. Bajo la sombra de un roble, Mariano Rajoy lanzó una advertencia a los independentistas catalanes: “En nuestras manos está defender la soberanía nacional, la Constitución y la legalidad de Cataluña. No os quepa la menor duda de que así lo hará el Gobierno”, dijo. Aunque sus palabras no incluyeron ninguna referencia al artículo 155 de la Constitución —que permitiría al Gobierno obligar a la Generalitat a cumplir la ley— el ala dura del PP se sintió espoleada un día después a recuperar su discurso más contundente: “El 155 es un recurso plenamente valido. Antes de llegar a esa situación hay  múltiples opciones, esa es una posibilidad extrema. Si al final es necesario, seríamos partidarios de que se aplique. Y lo aplaudiremos”, dijo ayer Xavier García Albiol, líder del partido en Cataluña.

La previsión constitucional que permite al Ejecutivo reconducir un Gobierno autonómico provoca debate en el PP. El ala dura del partido, con la que coinciden representantes de la vieja guardia de la época de José María Aznar, ya de salida y sin peso interno, habla de la aplicación del 155 sin tapujos y reclama al Gobierno una mayor presencia en Cataluña. Los actuales portavoces de la formación, sin embargo, aseguran que esas peticiones son “muy minoritarias” y aplican la misma estrategia que sus homólogos de otras formaciones nacionales: no elucubrar sobre el uso de este recurso constitucional con el argumento de que trabajan para conseguir que no sea necesario.

“Si el independentismo crea una situación irreductible, y en eso está, los medios legítimos de la Constitución y del Estado de derecho no serán una opción, sino el deber de las instituciones democráticas de mantener la legalidad”, dijo Aznar este verano, insinuando su apoyo al 155.

“Solo hace falta coraje y decisión”, coincidió este fin de semana Juan José Lucas, expresidente del Senado y presidente de su Comisión Constitucional, que también reflexionó sobre las tensiones que podría provocar en Cataluña. “Más tensión produce la deslealtad constitucional y la vulneración constante de la ley”, dijo en una entrevista a Efe, evocando una queja sobre las precauciones del Ejecutivo que también ha protagonizado Jaime Mayor Oreja, exministro de Interior de Aznar.

En ese contexto, solo Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, ha llegado a afirmar que el artículo 155 no se empleará “por razones temporales y jurídicas” para evitar el referéndum del 1 de octubre. Sin embargo, fuentes del Senado —del que depende la medida— aseguran que el procedimiento legal es “relativamente rápido”, advierten de que los tiempos dependen casi en exclusiva de la Mesa de la Cámara y recuerdan que la mayoría absoluta del PP permite que el Gobierno actúe con agilidad. De hecho, las palabras de Hernando fueron matizadas pocas horas después. Al día siguiente, Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno, aseguró que todas las cartas están sobre la mesa.

El mejor resumen del debate que genera este asunto en el PP.