Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel II señala que ningún desafío afectará a las buenas relaciones entre España y Reino Unido

La reina británica agasaja a los Reyes españoles con un banquete en su honor en Buckingham

La reina Isabel II conversa con el rey Felipe VI durante una cena oficial de este miércoles. Atlas

Después de intervenir este miércoles en el Parlamento británico, los Reyes regresaron al palacio de Buckingham, donde Isabel II y el Duque de Edimburgo ofrecieron un banquete de Estado en su honor. La soberana británica defendió en el transcurso de la cena que ningún desafío afectará a las buenas relaciones entre ambos países.

El jefe de personal del servicio de palacio (el Master of the Household) acompañó a Felipe VI y la reina Letizia a la White Drawing Room, donde les esperaban los anfitriones. De allí pasaron a la Music Room, donde posaron para los fotógrafos, y luego fueron presentados los invitados, que se dirigieron en procesión hacia la Sala de Baile, la más grande del palacio, donde tuvo lugar la cena.

Al acto, que siempre se celebra la primera noche de la visita de un jefe de Estado extranjero, acudieron todos los miembros de la familia real británica y 150 invitados, vestidos de etiqueta y luciendo tiaras y condecoraciones. La mayoría, políticos, miembros del Cuerpo Diplomático, empresarios, emprendedores representantes de la sociedad civil. Entre los españoles, estaban las empresarias Ana Botín y Esther Alcocer, con otros representantes de compañías como Inditex (Pablo Isla), Telefónica (José María Álvarez-Pallete) o IAG (Antonio Vázquez).

Tras los compases del Himno de España , la reina Isabell II pronunció un discurso en el que puso el énfasis en los lazos de amistad de ambos países. La visita de Estado, destacó, “es una expresión del profundo respeto y amistad que describe la relación entre España y el Reino Unido”. Una relación que definió como “dinámica y moderna”.

“Una relación como la nuestra fundada en tan grandes fortalezas e intereses comunes, garantizará que nuestras naciones prosperen, ahora y en el futuro, cualesquiera que sean los desafíos que surjan”, vaticinó. Isabel II incidió en las diferencias antiguas a las que aludió el Rey en el Parlamento. Con una historia compartida tan destacada, subrayó, “es inevitable que haya asuntos en los cuales no siempre sea posible verlos con los mismos ojos”. “Pero la fortaleza de nuestra amistad ha generado un resiliente espíritu de cooperación y buena voluntad”, afirmó antes de levantar la copa por los Reyes de España.

Por su parte, Felipe VI, en un discurso pronunciado en su mayor parte en español, agradeció la invitación y expresó “la enorme satisfacción” de constatar el progreso de las relaciones entre ambos países desde la visita de Juan Carlos I y doña Sofía hace 31 años y remarcó las coincidencias en el ámbito europeo e internacional. “La profundidad de nuestros vínculos y la solidez de nuestra amistad ayudarán a que se puedan abordar entre nuestros respectivos Gobiernos cualquier cuestión en la que persistan discrepancias, con la mejor voluntad y el más alto espíritu de colaboración”.

Como hiciera previamente en Parlamento, manifestó la solidaridad de España con el pueblo británico: “No cabe duda que los españoles estaremos siempre junto a nuestros amigos y aliados británicos, hombro con hombro en lucha contra el terrorismo”. El Rey cerró su discurso con un brindis por la reina Isabell II, el Duque de Edimburgo y el pueblo de Reino Unido, Gran Bretaña e Irlanda del Norte, tras lo cual sonó el himno nacional del Reino Unido, God Save The Queen. La orquesta de cuerda Countess of Wessex amenizó el transcurso del banquete, que fue servido en la vajilla de plata dorada Grand Service y cuyos preparativos se inician con un año de antelación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >