Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y una herida en un tiroteo en un bar de Vilanova i la Geltrú

Un mosso ha resultado herido accidentalmente en un incidente paralelo que investiga la policía

Un empleado de una funeraria saca el cadáver de un hombre.

La encargada del bar Sindicat del Vi quedó este jueves malherida y uno de sus trabajadores resultó muerto después de ser tiroteados en el local, ubicado en una zona peatonal del municipio costero de Vilanova i la Geltrú (Garraf), en la calle de Ferrer i Vidal. El autor consiguió escapar, todavía no está claro con qué medio de transporte, y los Mossos pusieron en marcha un dispositivo de cierre de la localidad para intentar dar con él. La mujer se encuentra en estado crítico en el hospital de Bellvitge.

El ataque se cometió cerca de las dos de la tarde. Nadie en la zona dijo haber oído los disparos, que el agresor efectuó con un arma corta. La víctima mortal recibió varios tiros, según fuentes policiales. La mujer tenía una bala alojada en el cuello, según otras fuentes del caso. A la hora en la que se cometió la agresión, el bar no estaba abierto al público. Suelen empezar la jornada a media tarde, sirviendo vinos y embutidos, según contaron diversos vecinos. El local, con una fachada azul, está rodeado de otros restaurantes y diversos establecimientos.

La voz de alarma la dio un vendedor ambulante, que al pasar por delante del bar vio a la encargada pidiendo auxilio, según explicó Adam Martínez, propietario de una inmobiliaria en la zona. El mantero avisó al responsable de otro restaurante que está al lado, que a su vez llamó a la policía. A las cinco de la tarde, seguían varios vecinos arremolinados alrededor del lugar del tiroteo. Entre los reunidos había un representante que justo tenía previsto ir al local para ultimar una comanda con la herida. La mujer, conocida como Gabi, hace unos dos años que se encarga del bar, que los jueves ofrece música en vivo, según varios lugareños.

Paralelamente, cuando se dio el aviso a todos los policías de la zona de lo que había sucedido para detener al agresor, un sargento de los Mossos se disparó accidentalmente con su arma en la ingle. El hombre fue intervenido quirúrgicamente y está fuera de peligro. La lesión no tiene ninguna relación directa con el tiroteo. El sargento estaba participando en la búsqueda del sospechoso en locales de los alrededores cuando se hirió al desenfundar la pistola, según fuentes policiales.

Desde un primer momento, la policía descartó que se tratase de un ataque terrorista. Tampoco parece verosímil la hipótesis de un robo. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) envió tres ambulancias y un helicóptero al lugar. Las dos víctimas del tiroteo son de origen húngaro.