Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticos con Pedro Sánchez reprochan la falta de integración

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, critica la candidatura alternativa en el PSPV de afines al secretario general

Francina Armengol con Ximo Puig en la clausura del Congreso del PSOE en Madrid.
Francina Armengol con Ximo Puig en la clausura del Congreso del PSOE en Madrid. EL PAÍS

La falta de integración en la ejecutiva de Pedro Sánchez y la elección de alrededor del 70% de partidarios del secretario general entre los 132 componentes del comité federal que se elegían en el congreso del PSOE, provocó el malestar de diversos dirigentes regionales. A la ausencia de Elena Valenciano, Eduardo Madina o Soraya Rodríguez en el comité federal se sumó el malestar del presidente de Valencia, Ximo Puig, por la candidatura alternativa en el PSPV de afines a Sánchez.

El impulso de la candidatura para que Rafael García, alcalde de Burjassot, lidere la federación de la Comunidad Valenciana, fue interpretado como una amenaza a la estabilidad del Gobierno autónomo, que los socialistas recuperaron en 2015 tras más de dos décadas de ejecutivos del PP. Puig reprochó en la clausura del congreso que “eso se quiera romper”.

Otros territorios críticos con Sánchez temen que se presenten listas alternativas de forma generalizada. El nuevo secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, secretario general de Valencia desde 2012, fue determinante en la ventaja que Sánchez obtuvo en la Comunidad Valenciana en las primarias. Sánchez consiguió un respaldo del 62,77% —el resultado global fue del 50,26%— frente al 28,54% de Susana Díaz (39,90%). La presidenta de Andalucía contaba con el apoyo orgánico de la federación. Puig, como todos los presidentes regionales del PSOE salvo Francina Armengol (Baleares), se decantó por ella frente a Sánchez y Patxi López.

El portavoz en el Parlamento asturiano, Fernando Lastra, reprochó que “la exclusión y el sectarismo van a ser la pauta”. Vicente Álvarez Areces, al que la gestora nombró portavoz en el Senado, cargo que pierde, recalcó que “no ha habido integración alguna” en la composición final de la nueva dirección del PSOE, salvo la presencia testimonial de Patxi López como secretario de Política Federal y del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, en el Consejo Político Federal. “Hay que olvidar etiquetas y pensar en el partido”, afirmó Miquel Iceta, primer secretario del PSC, sobre la falta de integración.

El encabezamiento de la lista de miembros del comité federal —otra parte saldrá de los congresos regionales y en el futuro un tercio del órgano lo elegirá la militancia— por parte de Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) y muy crítico con Díaz, no fue el único mensaje que Sánchez trasladó de forma simbólica. José Luis Alperi, secretario general del sindicato minero SOMA, entró en el comité federal en el tercer puesto. Fernando Lastra se quejó de que los cinco puestos en este órgano fueron para afines a Sánchez “sin negociación”. La vicesecretaria general, Adriana Lastra, impuso así su posición frente a la de Javier Fernández, presidente del Principado y de la gestora. Fernández no se presentará a la reelección de la federación que lideraba desde 2000.

Sí fue equitativo el reparto de puestos en el comité federal de la delegación andaluza: 12 fueron para Díaz y 6 para Sánchez, lo que respeta la proporción que dejaron las primarias en la principal federación. En Madrid siete asientos fueron para Sánchez, dos para López, que contaba con el apoyo orgánico de la secretaria general, Sara Hernández. Solo uno cayó del lado de Díaz.