_
_
_
_

El testaferro de Ignacio González: “Por el tema fiscal me pueden pegar una hostia”

Una conversación grabada al responsable de El Canal en América fue clave para descubrir su patrimonio oculto

Detención de Edmundo Rodríguez Sobrino, el pasado miércoles.Foto: atlas | Vídeo: CLAUDIO ÁLVAREZ

Edmundo Rodríguez Sobrino, testaferro y hombre de confianza de Ignacio González y a quien este puso al frente de las sociedades del Canal de Isabel II en América, confesó a sus más allegados que su verdadero "punto débil” era Hacienda y su patrimonio oculto en el extranjero. A las 16.45 del pasado 21 de noviembre, los agentes de Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que investigan la Operación Lezo, que le ha conducido hasta la cárcel, grabaron una conversación que fue determinante para que los investigadores sospecharan que oculta su botín en el extranjero (es el auténtico hacedor de los turbios negocios de Ignacio González en Sudamérica). Rodríguez Sobrino mantuvo un encuentro en la cafetería del hotel Eurobuilding de Madrid con Pablo Manuel Gónzalez, hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid, destituido hace una semana como alto directivo de Mercasa. El diálogo, al que ha tenido acceso EL PAÍS, discurrió así:

"O sea, el rollo que mantienen Garrido [Ángel] y Cristina Cifuentes… (ininteligible) vaya tía hija puta"

-Edmundo Rodríguez: "Ahora, el día 30 le dan una medalla, en el Senado, al gerente de la triple A y el día 1 le dan otra medalla en la Asamblea". [Parece referirse a Ángel Rondón, socio local del  Canal en República Dominicana, y una suerte de conseguidor de contratas públicas en ese país a cambio supuestamente de sobornar a políticos con dinero del Canal].

Más información
El auto que destapa el juego sucio del PP
Las manos que mecieron el Canal de Isabel II

-Pablo González:  "Tú, como si no hubieras existido".

-Edmundo: "No, no solo eso, si no…. Yo soy el corrupto, el hijo de puta de las bolsas [alude a un viaje a Cartagena de Indias (Colombia) que hizo con Ignacio González en el que fueron grabados por detectives contratados en España a modo de espías]; el no sé que… todo esto. O sea el rollo que mantienen Garrido [Ángel] y Cristina Cifuentes… (ininteligible) vaya tía hija puta".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

-Pablo: "Mira yo creo que para los políticos… Es que ellos buscan siempre un chivo expiatorio, por si hay algo, en este caso les viene bien… Es que te dan ganas de querellarte".

-Edmundo: "La cosa es que todo el mundo me dice, no lo hagas".

-Pablo: "La noticia, como acusado (ininteligible) tú has estado en Panamá".

-Edmundo: "En Hong Kong".

-Pablo: "Pero es que además, yo, hay una cosa que (ininteligible) esta señora dice que yo soy un corrupto, un delincuente, un no sé qué..."

-Edmundo: "Y entonces te empiezan a buscar las cosquillas, pero vamos yo tengo puntos débiles, que no cuento a nadie, todo el mundo tiene puntos débiles claro, sobre todo tenemos puntos débiles que es… Hacienda, que no tiene nada que ver con nada… pero sí tiene que ver, claro. A final ellos tienen la llave".

La investigación de la UCO ha podido acreditar hasta ahora que Edmundo Rodríguez, consejero del diario La Razón, disponía de una cuenta en la entidad Credit Agricole con un saldo de 402.239 euros, fondos de origen desconocido, que afloró durante la última amnistía fiscal. Además, declaró dos cuentas de la misma entidad abiertas en 2006 y cerradas en 2013 en las que figuraban rendimientos de 39.327 euros. En la misma declaración tributaria informó de sus cuentas en la sucursal española de la entidad Credit Agricole Luxemburg. En la misma y coincidiendo con la ruinosa compra de Emissao por el Canal de Isabel II recibió tres transferencias de 220.000, 696.660 y 160.329 euros.

Dos de los productos financieros declarados por Rodríguez en Suiza tienen la fecha de diciembre de 2006, es decir, pocos meses después de que ocupara el cargo de presidente ejecutivo de Inassa en Sudamérica en abril de ese mismo año.

Además, confesó a la Agencia Tributaria la titularidad de otra cuenta suiza y la participación en fondos de inversión por 1.4 millones. A los agentes de la UCO les extrañó que, pese a haberse acogido a la amnistía fiscal, Rodríguez siguiera preocupado con Hacienda y revelara que era su punto “más débil”. Su nombre apareció envuelto en los llamados papeles de Panamá. Y se le atribuyen cuentas opacas en Hong Kong.

La hija tiene cuentas opacas en Jersey y lujosos pisos en Londres y Colombia 

Los investigadores dan especial relevancia a las tres propiedades que han descubierto a nombre de Patricia Rodríguez Revuelta, hija de Edmundo, en el extranjero. La joven tuvo residencia en el Reino Unido desde el año 2008 hasta 2012, donde trabajaba para un banco español. Volvió a declarar fiscalmente en España a partir de 2013. Durante los ejercicios 2014 y 2015 declaró a Hacienda la titularidad de cuentas bancarias en Jersey y la propiedad de inmuebles en Colombia, un apartamento en el edificio Alto Prado, calle 76, de Barranquilla, tasado en 48.000 euros; una casa en el número 97 de la calle Rusthall en Londres, valorado en 1.5 millones; y un apartamento en el complejo turístico de Playa Dorada Rivera Azul, en la ciudad San Felipe de Puerto Plata, que valoró en 234.000 euros.

Para la Guardia Civil es significativo que las cuentas de su hija en Jersey, una isla del Canal de la Mancha situada a una hora de avión de Londres, y considerada un tradicional paraíso fiscal, se abrieran cuando su padre inició su actividad como presidente de Inassa.

El responsable de la sociedad matriz de El Canal de Isabel II para América parecía obsesionado con Hacienda y, también, confesó su “debilidad” al abogado Carlos Rodríguez Fernández durante una reunión que mantuvieron y que fue grabada por los agentes.

-Edmundo: "Le ha dado vueltas Carlos, esto es, cuáles son mis pecados reales".

-Carlos Rodríguez: "No, el pecado político… es estar pluriempleado".

-Edmundo: "Pero Carlos eso no es punible, eso no es judicializable. Es punible el tema fiscal".

-Carlos: "Pero eso no es punible".

-Edmundo: "Bueno, por el tema fiscal me pueden pegar una hostia".

-Carlos: "Sí, sí, pero no vas a la cárcel por eso".

Rodríguez Sobrino ingresó en la cárcel el pasado día 21. La mayoría de los delitos por los que está siendo investigado son mucho más graves que el delito fiscal, “punto débil” que confesó tener ante sus amigos.

investigacion@elpais.es

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_