Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestora del PSOE y la ejecutiva del PSC aprobarán el lunes el acuerdo entre los dos partidos

Javier Fernández e Iceta sellarán la paz la próxima semana en Madrid

Javier Fernández en un foro del PSOE.rn
Javier Fernández en un foro del PSOE. EFE

El próximo lunes la crisis entre el PSOE y el PSC pasará a la historia una vez que la comisión gestora, y la ejecutiva del partido catalán se reúnan, por separado, para aprobar el protocolo que guiará su actuación. En esa misma semana, el presidente de la gestora, Javier Fernández, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, firmarán en Madrid el documento con las nuevas reglas de relación, ya avalado por sus respectivas federaciones, según confirman en ambos partidos. Con este pacto se elimina de la disputa interna del PSOE sobre el papel del PSC en la elección del futuro secretario general del partido federal. Tanto Pedro Sánchez como Patxi López, precandidatos para las primarias a la secretaría general, habían defendido con contundencia esta participación de sus compañeros catalanes.

No habrá una sustitución del protocolo que existe entre el PSOE y el PSC desde hace casi 39 años, sino que se añadirá y se modificarán algunos contenidos del mismo. De esta manera se evita tener que aguardar a un congreso, tanto del PSC como del PSOE, para cambiar las reglas del juego de ambas organizaciones. Ni siquiera tendrá que reunirse el comité federal dado que el mutuo acuerdo ha propiciado que sea suficiente el aval de la ejecutiva catalana y de la comisión gestora. Los militantes del PSC, como ha ocurrido siempre, participarán en la elección del secretario general del PSOE, una vez que se inscriban en un censo creado para este fin.

Así se pone fin a la crisis de los dos partidos tras la rebelión de los siete diputados catalanes en la investidura de Mariano Rajoy. Nunca antes habían llegado a tan alta tensión con peligro real de ruptura. La comisión gestora, además de destacados líderes territoriales, consideraron que el PSC no podía participar de los órganos de dirección del PSOE y solo acatar sus decisiones si las compartían. La tentación de que el PSC no votara al secretario general del PSOE se mantuvo al menos dos meses después del comité federal del 23 de octubre en el que una mayoría optó por abstenerse y permitir que gobernara Rajoy antes de volver a las urnas.

Con la inscripción en un censo de los militantes catalanes será suficiente para participar en la votación del líder del PSOE, pero hay más cambios Los pactos postelectorales a los que aspire el PSC deberán ser consultados a la dirección del PSOE. En la gestora se explica que el partido hermano tiene autonomía pero no puede firmar acuerdos que choquen de plano con el PSOE “ cuya marca en Cataluña es el PSC”, repiten. Ese choque se produciría si el partido catalán quisiera llegar a acuerdos con partidos independentistas.

Una comisión de seguimiento formada por cuatro miembros de cada partido evaluará los conflictos y tratará de resolverlos.

Más información