Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo encontronazo en la reunión del grupo parlamentario del PSOE

Mario Jiménez defiende la legitimidad de la gestora frente al sector crítico que cuestiona sus decisiones

Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE. Ampliar foto
Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE.

La fractura que divide al PSOE ha quedado una vez más patente este martes en la reunión del grupo parlamentario. Las sanciones desiguales a parte de los diputados que votaron en contra de la investidura de Mariano Rajoy y también a afines a Pedro Sánchez que acataron la resolución del comité federal y se abstuvieron ha marcado el encuentro a puerta cerrada previo al pleno del Congreso. Varios de los parlamentarios afectados por los cambios en las portavocías en las comisiones han reprochado a Mario Jiménez, secretario de Organización de la gestora, que se enteraron de la reorganización por los medios de comunicación. Jiménez ha respondido a todos en términos muy duros y ha defendido la legitimidad de la gestora para tomar decisiones.

César Luena, secretario de Organización con Pedro Sánchez, ha criticado los castigos decididos por la gestora, que van más allá de la sanción esperada de 600 euros: "No estamos ante una decisión de cambios en el grupo. Es un castigo que se disfraza de cambios en la dirección". En términos similares se ha pronunciado según fuentes presentes el diputado vasco Odón Elorza, uno de los que rompió la disciplina de voto. A su vez, María Luz Martínez, diputada por Palencia, ha pedido la palabra para protestar por el hecho de que se enteró de que dejaba de ser portavoz adjunta de Educación por televisión. Previamente, Jiménez había comunicado únicamente los efectuados en la dirección de grupo de Meritxell Batet (PSC), cuyo puesto sigue vacante, y de la balear Sofía Hernanz. Ambas votaron no a Rajoy.

Hernanz no ha rebatido su relevo pero sí ha lamentado que la gestora justificara los cambios por una razón de “confianza” y de “capacidad”, poniendo así en entredicho la competencia de los sustituidos. El parlamentario vasco Eduardo Madina y Antonio Pradas, hombre de confianza de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, han intervenido a favor de la decisión de la gestora. También lo ha hecho Soraya Rodríguez: la diputada por Valladolid ha recordado que fue apartada de la portavocía del grupo cuando Sánchez accedió a la secretaría general. La reemplazó el actual portavoz, Antonio Hernando, al que la gestora ascendió como presidente del grupo tras la dimisión de Sánchez como secretario general.

Más información