Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La politización de la justicia

López y Espejel se abstienen de enjuiciar la visita del Papa a Valencia

Los magistrados próximos al PP, recusados ya en cuatro causas de Gürtel, se apartan voluntariamente

Los magistrados de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel.
Los magistrados de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel.

Los magistrados de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel han decidido apartarse voluntariamente del juicio de la pieza separada del caso Gürtel de corrupción sobre la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006. Los jueces optan por abstenerse de enjuiciar esta causa después de haber sido separados por la Sala de lo Penal de la Audiencia en otras cuatro piezas separadas del caso Gürtel por su cercanía al Partido Popular, formación que los ha aupado en el pasado como vocales del Consejo del Poder Judicial, y en el caso de López, como magistrado del Tribunal Constitucional.

En el caso de la visita del Papa, en el que serán enjuiciados, entre otros, el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino y el exdirector de la Radio Televisión Valenciana Pedro García Jimeno, los jueces López y Espejel habían sido recusados por la Generalitat Valenciana, que ejerce la acusación particular, y por la Fiscalía Anticorrupción. Ambos magistrados deciden apartarse antes de que el pleno de la Sala de lo Penal resuelva sobre esta petición.

Los magistrados, pertenecientes a la Sección Segunda de lo Penal, ya fueron apartados de enjuiciar la pieza troncal del caso Gürtel, cuya vista oral se celebra desde el pasado 4 de octubre en la Audiencia Nacional. También han quedado fuera de otras tres piezas separadas: la de los papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas, sobre la financiación irregular del PP; la de los contratos de la trama liderada por Francisco Correa con el ente público Aena y la del montaje del expositor del Ayuntamiento de Jerez en la feria de turismo Fitur en 2004.

En el caso de la visita del Papa, la Fiscalía Anticorrupción solicitó el pasado mayo 11 años de prisión para el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino por “impulsar activamente” y “gestionar de facto” la adjudicación irregular del contrato de las pantallas gigantes y la megafonía para el Encuentro Mundial de las Familias, presidido por Joseph Ratzinger en Valencia en 2006. El contrato, realizado por la Radio Televisión Valenciana, se infló hasta los 7,4 millones de euros, una cifra “desorbitada” para la fiscalía. De esta cantidad, 3,38 millones se destinaron presuntamente a comisiones ilegales para el director del ente público, Pedro García Gimeno, y para la cúpula de la trama Gürtel de corrupción.