Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestora pide un tiempo de reflexión antes del congreso

Javier Fernández: “No pretendo eternizarme, pero debo proponer un calendario político razonable"

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, sigue desde la tribuna el debate de investidura Rajoy.
El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, sigue desde la tribuna el debate de investidura Rajoy. EFE

La batalla que quiere emprender el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez y sus seguidores para convocar cuanto antes el congreso del partido va a chocar con el dique que alzará la gestora. El presidente de este órgano, Javier Fernández, explica a EL PAÍS: “No pretendo eternizarme, pero debo proponer un calendario político razonable para permitir al PSOE un tiempo de reflexión que no hemos tenido”.

La comisión gestora que se constituyó tras la dimisión el 1 de octubre del secretario general tiene como misión llevar al partido hasta un congreso, aunque no tiene fecha para celebrarlo. “Necesitamos tiempo para poner al día nuestro proyecto político porque no se trata solo de renovar el liderazgo, que también, sino que esa renovación debe ser de discurso, de proyecto y de ideas”, señala Fernández. El presidente de la gestora remacha que “naturalmente, la renovación del liderazgo se hará mediante primarias en las que participarán todos los militantes”.

Cuando anunció el sábado que abandonaba su escaño, Sánchez pidió a la gestora que no rompa las relaciones con el PSC. Fernández asegura que no quiere esa ruptura, pero igualmente apela al respeto a las reglas. “Hemos compartido el proyecto de España con el PSC y deseamos seguir compartiéndolo, pero siempre que respeten las reglas de ese proyecto”, enfatiza. Habrá diálogo, anuncia. “Lo haremos como dirección ejecutiva interina del partido bajo el control del comité federal y en el ámbito de sus funciones, que debemos cumplir con seriedad”, concluye.

Campaña de Sánchez

Sánchez estrenó este domingo una página web para que los militantes se adhieran a sus postulados y a sus intenciones de volver a liderar el PSOE cuando haya un congreso. En una entrevista en el programa Salvados, el exlíder socialista sostuvo que se equivocó al llamar “populista” a Podemos y que erró al no firmar con la formación de Pablo Iglesias, sino solo con Ciudadanos, un acuerdo previo a su investidura fallida. Además de con Podemos, Sánchez afirmó que los socialistas deben negociar con los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes. A su entender, la solución a la crisis política e institucional en Cataluña es un acuerdo sobre una reforma constitucional. “Hay que entender la naturaleza de nuestro país. España es una nación de naciones y Cataluña es una nación y, como nación que es, hay que hacer para que se sienta integrada”, mantuvo.