Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se busca a 10 fugitivos británicos escondidos en España

Reino Unido pide colaboración para localizar a sospechosos de narcotráfico, asesinato o agresión sexual

La lista de los 10 fugitivos británicos más buscados en 2016.
La lista de los 10 fugitivos británicos más buscados en 2016.

Jonathon Kelly, de 36 años y natural de Glasgow, está en busca y captura desde septiembre de 2013. Está condenado a más de 16 años de cárcel que acumula por agresión con lesiones graves, robo, apuñalamiento a un hombre con un machete y posesión de un objeto punzante en la cárcel. Existe una orden de prevención contra él por delitos sexuales y la Agencia Nacional Británica contra el Crimen (NCA) lo considera un sujeto “extremadamente violento” y “un riesgo” para la población. Se sospecha que está escondido en España.

Kelly está en la lista de los 10 fugitivos más buscados en territorio español por Reino Unido, cuyas autoridades han pedido este jueves la colaboración ciudadana para poder localizarlos. Además del escocés, en la nueva edición de la llamada Operación Captura, que cumple 10 años, hay un supuesto asesino, cuatro sospechosos de tráfico de drogas, dos implicados en casos de pederastia y un individuo vinculado a un fraude. A la única mujer del listado, Sarah Panitzke, de 42 años, se la relaciona con un grupo criminal especializado en fraude del IVA y se cree que ha blanqueado un billón de libras esterlinas. Se fugó en mayo de 2014 antes de que terminara el juicio contra ella y fue condenada en rebeldía.

La Operación Captura se ha presentado en Torremolinos, municipio de la Costa del Sol que puede convertirse en refugio de delincuentes, igual que el resto de zonas turísticas de la geografía española. En la provincia de Málaga se dio a conocer esta iniciativa por primera vez en 2006 y, desde entonces, la coordinación de las fuerzas de seguridad británicas y españolas, además de la colaboración ciudadana, ha permitido la detención de 76 de los 86 sujetos buscados. La efectividad es del 88%, porcentaje que se eleva hasta el 90% en el último ejercicio, ya que se ha localizado a nueve de los 10 individuos buscados desde 2015. Esta campaña la impulsa la organización sin ánimo de lucro Crimestoppers.

Los fugitivos, seguramente, han cambiado su identidad y se esconden entre las comunidades de residentes británicos en España. “A veces no hablan español y pueden tener el apoyo de amigos”, ha recordado Steve Reynold, director Internacional de la NCA. Ha lanzado un mensaje, tanto a los ciudadanos españoles como británicos, para pedir su colaboración: “Saben dónde viven, dónde van a comprar, qué bar frecuentan o si van a un gimnasio o a un club”. Ahora ya conocen su cara. Como ayuda, una camioneta con un monitor gigante que muestra los rostros de los 10 fugitivos recorrerá varios puntos turísticos de la geografía española para facilitar su localización. Puerto Banús (Marbella), Fuengirola, Torremolinos, Alicante, Benidorm y Barcelona están en la ruta.

Detenido uno de los fugitivos británicos más buscado

La Policía Nacional ha detenido a uno de los fugitivos más buscados por las autoridades de Reino Unido. El prófugo, que tiene 40 años y es de nacionalidad británica, había fijado su residencia en el municipio alicantino de Alfaz de Pi, lugar en el que ha sido identificado y arrestado, al pesar sobre él una OEDE (Orden Europea de Detención y Entrega).

Al reclamado se le solicita una pena de prisión de 10 años por parte de la justicia británica, en relación a varios delitos contra la Salud Pública.

En las últimas semanas, se ha arrestado también en Barcelona y Alicante a tres prófugos británicos, dos de ellos por abusos sexuales a niños. En la Costa del Sol, el pasado 8 de octubre se detuvo a un traficante huido desde hace 14 años y con una condena de 23 años de cárcel.

Este jueves se ha presentado en Torremolinos (Málaga) la nueva lista actualizada de los criminales más buscados por la justicia británica que podrían encontrarse en España, solicitando la colaboración ciudadana para su localización.

Estos delincuentes se camuflan entre turistas y residentes de su misma nacionalidad. El embajador de Reino Unido en España, Simon Manley, ha recordado que más de 16 millones de turistas de esta nacional optaron por visitar nuestro país en 2015, cifra que previsiblemente aumentará este año. En su opinión, esta iniciativa que une los esfuerzos de la Agencia Nacional del Crimen y de la Policía y la Guardia Civil solo tiene virtudes. “Seguiremos desarrollando esta colaboración entre los dos países”, ha prometido. 

Entres los más buscados de 2016 hay dos sospechosos de pederastia: Stephen Carruthers, de 43 años, quien supuestamente ha cometido 18 delitos por posesión de fotografías obscenas de menores (en su ordenador se descubrieron 5.322 imágenes y algunas de ellas mostraban supuestos abusos sexuales entre adultos y menores); y Matthew Sammon, de 45 años y un tenue acento londinense, en busca y captura por la Metropolitan Police por poseer, igual que el anterior, fotografías obscenas de menores.

A Shane O’Brien (tiene una marca en la cara y un tatuaje en la espalda: Shannon 15-04-06) se le busca por supuesto asesinato y se ofrece una recompensa de 20.000 libras esterlinas a quien aporte pistas fiables sobre su paradero. Está acusado de haber matado a un hombre que estaba con su novia en un bar. Vinculados a grupos de narcotráfico están Jamie Acourt, de 40 años; Dominic McInally, considerado el cabecilla de una banda que contaba con embolsarse 1,25 millones de libras al mes con el tráfico de estupefacientes; Mark Quinn, de 52 años; y Simon McGuffie (tiene una peculiar cicatriz de cinco centímetros en la mejilla derecha).

El décimo fugitivo que intentan localizar en España las autoridades británicas es Marck Acklom, una especie de casanova que supuestamente engañó a una mujer, a quien le prometió matrimonio, para que le diera 850.000 libras. Acusado de fraude por falsa representación, se esfumó sin dejar rastro.

A quienes aporten pistas que ayuden a la investigación se les “garantiza el anonimato”, ha prometido el responsable de la organización Crimestoppers, Mark Hallas. Gracias a esta campaña, la población puede poner nombre, apellidos y apariencia física a quienes hasta ahora pasaban desapercibidos en España. Diego Pérez, director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, se ha dirigido a estos fugitivos: “Serán detenidos y puestos a disposición judicial se encuentren donde se encuentren”. Los números de teléfono a los que se puede llamar son 900555111 (España) y 0800555111 (Reino Unido). El contacto también se puede hacer a través de la web www.crimestoppers-uk.org.

Más información