Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expulsan entre tres y cinco días a los menores implicados en la agresión a una niña en un colegio de Palma

El informe de Educación concluye que no se trata de un caso de 'bullying'

Unos niños esperan para entrar al colegio público donde una niña de 8 años fue agredida.

La Consejería de Educación del Gobierno de Baleares ha identificado a siete de los menores que participaron en la agresión a una niña de 8 años en un colegio de Palma y ha dictado su expulsión temporal del centro —entre tres y cinco días—, así como la obligación de participar en actividades para mejorar la convivencia escolar. Los dos inspectores educativos dedicados al esclarecimiento de los hechos desde hace más de 10 días han finalizado la investigación y han concluido que el incidente se produjo tras una discusión por una pelota y que no tuvo "intencionalidad previa". Los funcionarios descartan, además, que se trate de un caso de bullying, acoso escolar sostenido en el tiempo, porque la menor está "completamente integrada" entre los alumnos y profesores del centro. 

En una nota hecha pública por el departamento de Educación se explica que la alumna sufrió una agresión en el patio del centro momentos después de finalizar el tiempo de recreo en la que participaron siete alumnos de diferentes cursos y edades. Los inspectores relatan que un grupo de alumnos estaba jugando al fútbol con la menor agredida, que formaba parte del equipo que ganó el partido. Al finalizar el tiempo de patio, la niña cogió la pelota y varios alumnos del equipo perdedor corrieron hacia ella y le agarraron, provocando que la alumna cayese al suelo empujada por alguno de los compañeros de escuela. 

En el suelo se inició un forcejeo por el balón, con la menor aferrándose fuertemente a la pelota y varios alumnos que cayeron sobre ella tras ser empujada "involuntariamente" por uno de sus compañeros. Durante esa pelea en el suelo, uno de los menores pegó una patada a la niña, aunque los inspectores no determinan si las patadas iban dirigidas a la pelota o a la menor. Fueron siete los alumnos identificados que participaron en la trifulca y empujaron a la menor, que terminó en el suelo con varios de sus compañeros encima en la lucha por tener el balón. 

El relato de los inspectores apunta que los hechos se produjeron en menos de un minuto y que después del suceso la niña continuó las clases con normalidad, sin que la tutora u otros docentes que la vieron entre las doce del mediodía y las dos de la tarde observaran secuelas físicas, más allá de algunas pequeñas marcas "que podrían ser compatibles con la caída". No se observó, dice el informe, que la menor necesitase "algún tipo de asistencia médica", aunque el equipo directivo del centro estuvo pendiente de la evolución de la menor "en todo momento desde el instante en que fue ingresada". 

Reuniones con los implicados 

El departamento de Educación afirma que en los días siguientes al suceso se produjeron reuniones con el equipo directivo del centro, los alumnos implicados y varios observadores para esclarecer lo sucedido en el patio del centro público del barrio de Son Roca. Se constató que en la agresión participaron siete alumnos: dos de 8 años, uno de 9, uno de 10, dos de 11 y uno de 12 años. Los inspectores también ratifican que en el momento del suceso había dos profesores vigilando el patio, aunque no se especifica si vieron lo que ocurrió. 

"En ningún momento se detectó en los alumnos la intención previa de agredir a la alumna, sino que fue un acto no premeditado para coger la pelota", dice la consejería en la nota. En el informe también se aclara que la falta de intencionalidad no exime la conducta de los menores, que califican de "gravemente perjudicial para la convivencia en el centro". La dirección del colegio también considera que lo sucedido tiene la consideración de "conducta gravemente perjudicial" para la convivencia y por eso ha decidido tomar medidas. 

El colegio ha decidido expulsar durante algunos días a los alumnos implicados en la agresión. Dos estudiantes de 8 años y uno de 9 han sido suspendidos del derecho a asistir a clase durante cinco días. Los dos alumnos de más edad, de 11 y 12 años, recibirán el mismo castigo, al considerar la dirección que por la diferencia de edad que les separa de la menor agredida "tendrían que haber hecho de mediadores para que no se produjera ningún hecho violento". Los dos alumnos restantes, de 11 y 10 años, han sido expulsados durante tres días al constatarse que participaron "de forma menos violenta en los hechos". 

Además, todos los implicados tendrán que participar en las próximas semanas en varios talleres y actividades sobre normas de convivencia que se impartirán durante el tiempo de recreo y serán supervisados por sus tutores y coordinados por la jefa de estudios. Según la consejería, los menores "están muy arrepentidos" de haber participado en la agresión y han escrito una carta a la víctima en la que le desean una pronta recuperación y que pueda asistir a clase lo antes posible.

Descartan el bullying 

Los inspectores que han realizado la instrucción del asunto descartan "completamente" que se trate de un caso de acoso escolar porque han constatado que se trata de una alumna "plenamente integrada en el centro", tanto con los alumnos como con los docentes, y que cuenta "con una evolución académica positiva". Desde el colegio y la consejería han pedido a la familia de la niña que "reconsidere" su intención de cambiar a la menor de centro porque es "una alumna muy querida en el colegio". En cualquier caso, afirman que atenderán la demanda de la familia si decide no cambiar de opinión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información