Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado rechaza con los votos del PP que Convergència tenga grupo

La decisión es adoptada con los votos de los populares y la abstención del PSOE

El presidente del Senado, Pío García Escudero.

La Mesa del Senado ha rechazado este lunes que la antigua Convergència (ahora, Partit Demòcrata Català) tenga grupo propio. Esta decisión, tomada con el voto de los cuatro representantes del PP y la abstención de los dos del PSOE, deja por primera vez desde la Transición a la formación catalana sin grupo propio en la Cámara alta. Solo el PNV, con un representante en el órgano rector del Senado, se ha pronunciado a favor de que la formación tuviera grupo.

El senador popular Pedro Sanz, vicepresidente y portavoz de la Mesa, ha achacado la decisión a razones esencialmente técnicas, después de que la semana pasada se aplazara el estudio de la petición de grupo formulada por Convergència por existir "dudas" sobre su viabilidad. Sanz ha explicado que para formar grupo en el Senado hacen falta 10 parlamentarios y que, como mucho, se pueden pedir prestados cuatro para luego quedarse en seis el resto de la legislatura. Eso es lo que ha ocurrido en el caso del PNV, que se ha constituido como grupo gracias a cuatro senadores del PP. No obstante, Convergència solo tiene cuatro representantes. Por tanto, según estos argumentos, habría necesitado a otros seis para alcanzar el mínimo requerido.

El portavoz de la Mesa del Senado también ha aludido a una explicación política de la decisión. "Siendo una Cámara de representación territorial, el momento político que estamos viviendo no es el mejor momento para quererse saltar las normas y favorecer la formación del grupo a quien en principio no le corresponde", ha señalado en referencia a la aprobación la semana pasada por parte del Parlament de Cataluña de la vía unilateral a la independencia en abierto desafío al Tribunal Constitucional.

Convergència atribuye la decisión a criterios exclusivamente políticos y la recurrirá. Así lo ha manifestado el senador Josep Lluís Cleries. "Nuestro grupo ha presentado las firmas de diez senadores [con la ayuda de Esquerra, Bildu, Coalición Canaria y la Agrupación Socialista de la Gomera], y además hemos modificado el nombre para que hubiera las siglas con las que nos presentamos en las pasadas elecciones. A pesar de todo esto hemos visto como el Senado, por primera vez desde las Cortes constituyentes no aplica el Reglamento del Senado sino lo que está aplicando es política, y la política se hace dentro del hemiciclo", ha lamentado. El jueves presentará recurso. No obstante, Cleries ha querido desvincular esta decisión de la posibilidad de que Convergència tenga grupo en el Congreso. "Son Mesas distintas y Reglamentos distintos, por tanto nosotros creemos que no anticipa nada", ha mantenido.

La decisión es independiente de la que tome mañana la Mesa del Congreso de los Diputados, ante la que Convergència presentó un escrito de alegaciones la semana pasada. Sanz ha negado que pueda sentar un precedente, pero el PSOE ya ha advertido de que esa decisión solo depende del informe que emitan los letrados de la Cámara baja. "En absoluto nos sentimos presionados. El portavoz del PP dijo que había habido un acuerdo con Convergència y tendrán que ser ellos los que expliquen qué ha pasado", ha afirmado Isabel Rodríguez, después del acuerdo entre populares y nacionalistas para la constitución de la Mesa del Congreso consumado el pasado 19 de julio. Pero Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP, ha afirmado que sería "preocupante" que su partido concediera grupo a Convergència sin que su portavoz, Francesc Homs, no desmarque de la decisión del Parlament.

El Senado ha dado el visto bueno a cinco de los seis grupos parlamentarios que se inscribieron en el registro: PP, PSOE, Podemos, PNV y ERC. Convergència finalmente no lo tendrá. "Eso más bien parecía un grupo mixto", ha opinado Sanz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información