Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera se inclina por abstenerse ante Rajoy para presionar al PSOE

La Ejecutiva de Ciudadanos decide este miércoles si se abstiene para favorecer la investidura del presidente

Mariano Rajoy y Albert Rivera, durante su reunión. Ampliar foto
Mariano Rajoy y Albert Rivera, durante su reunión. EFE

La ejecutiva de Ciudadanos decide este miércoles si sus 32 diputados se abstienen en la votación de investidura de Mariano Rajoy. Conscientes de que por si solos no bastan para inclinar la balanza, los dirigentes de la formación, con Albert Rivera a la cabeza, creen que su abstención facilitaría que el PSOE adopte la misma postura y que así arranque la legislatura. “Todos tenemos que ceder. Al PSOE le gustaría no tener que mojarse en esa votación de investidura, pero seguramente tendrá que acabar haciéndolo”, argumentó el líder de Ciudadanos tras reunirse este martes con Rajoy durante hora y media. Rivera dejó claro que su prioridad es evitar nuevas elecciones, aunque eso suponga renunciar a sus exigencias. A cambio, dijo que no formará parte de un Gobierno junto al PP ni votará a favor de su candidato. Su propósito, expresó, es ejercer una oposición “constructiva”.

Si Ciudadanos decide este miércoles abstenerse, no pedirá nada a cambio. Al menos por ahora. Antes de que Rajoy se reúna con Pedro Sánchez, los consejeros de Rivera esperan alcanzar un acuerdo interno que les permita presionar al PSOE para que adopte la misma decisión. Para justificar que se estudie un cambio de posición, los estrategas de Ciudadanos emplearán en la ejecutiva los mismos argumentos con los que luego Rivera intentará convencer a Sánchez durante una llamada telefónica.

Primero, que es fundamental que arranque la legislatura para aprobar cuanto antes los Presupuestos de 2017 y el techo de gasto para las Administraciones. Y, segundo, que los 137 diputados del PP solo servirán para formar un débil Gobierno en minoría que tendrá que permitir las reformas impulsadas por la oposición.

El PP y Ciudadanos coinciden en que la legislatura tiene que ponerse en marcha “cuanto antes” para que España afronte sus compromisos presupuestarios y con Bruselas. Durante su cita de este martes, Rajoy le transmitió a Rivera la necesidad de que el nuevo Gobierno en minoría cuente “con un apoyo parlamentario sólido que fije un horizonte temporal y programático capaz de generar certidumbre y estabilidad dentro y fuera de nuestras fronteras”. No fue una frase más para la galería. En el PP preocupa mucho qué tipo de Ejecutivo en minoría podría poner en marcha si desatasca la investidura. De vuelo muy corto y muy hipotecado en el Congreso.

El presidente en funciones, además, se comprometió a que los partidos reciban este miércoles un documento de trabajo basado en su programa electoral para empezar a negociar. Y especificó que esa propuesta incluirá tanto los cinco grandes objetivos que se ha marcado para la legislatura —que viene anunciando desde diciembre— como las propuestas concretas de reformas “que estarán abiertas a discusión y mejora en un intercambio leal y responsable de las distintas posiciones políticas”.

Pero el líder de Ciudadanos prefiere ahora que arranque la legislatura y negociar luego ley a ley aprovechando la debilidad de ese Gobierno. Rivera sabe que su futuro está en juego. En la campaña apostó por no favorecer la continuidad de Rajoy, y anunció específicamente que nunca se abstendría en favor del candidato del PP. Ahora quiere evitar otras elecciones. Y busca conciliar esas dos prioridades.

“Estoy convencido de que estar en la oposición responsable pero a la vez tender puentes con el Gobierno es lo que nuestros votantes nos piden, es lo que destila nuestra esencia”, opinó este miércoles Rivera, insinuando la abstención. “No vamos a estar en el Gobierno, ni a apoyarlo, pero para los principales temas de este país, aunque no sea nuestro Gobierno, vamos a estar dispuestos a negociar”, añadió, negando su voto afirmativo. “El PSOE tendrá que acabar mojándose. Todos tenemos que ceder en algo. Vistos los resultados electorales, 18 días después no podemos seguir a este ritmo. Hay que cambiarlo y tener Gobierno cuanto antes”.

Reunión con Pablo Iglesias

Los 32 diputados de Ciudadanos no pueden definir el nombre del próximo presidente y decidirán su voto en la investidura por mayoría simple. La llave del Gobierno está en las manos de los 85 diputados socialistas. Nadie en el PP espera que Rajoy logre los apoyos necesarios en la primera votación, porque se requiere mayoría absoluta (176 votos a favor) y Ciudadanos incluso podría optar por el voto negativo. Si Rivera concede su abstención, los esfuerzos del candidato popular se centrarán en la segunda votación de investidura, cuando ya es suficiente con que sume más síes que noes: salvo que Coalición Canaria vote a favor, le faltarían al menos otras 45 abstenciones.

“Seguimos necesitando la colaboración del PSOE, porque los números no suman”, reconocieron fuentes cercanas a Rajoy, que este martes se vio con Pablo Iglesias, líder de Podemos. Y añadieron: “Se agradece la actitud totalmente diferente de Rivera, que no sacó en ningún momento ante Rajoy ni vetos ni exigencias personales”.

Rajoy también ha mantenido este martes por la tarde una entrevista con el portavoz de Convergència Democràtica de Catalunya, Francesc Homs, de la que ninguno de los dos ha informado tras la conclusión, emplazando a este miércoles.

El partido catalán es contrario a dar su apoyo a Rajoy, como ha manifestado de forma reiterada el propio Homs. Tampoco el PP espera llegar a ningún acuerdo con ahora denominado Partit Demòcrata de Catalunya, formación que el PSOE considera  ideológicamente afín al PP junto a Ciudadanos y el Partido Nacionalista Vasco.

Así ha evolucionado la posición de Ciudadanos

  • 17 de junio. “¿Descarta la abstención para que gobierne Mariano Rajoy?”, le preguntaron a Albert Rivera durante un desayuno informativo en El Periódico. “Sí. No queremos que Rajoy gobierne, que siga gobernando, queremos cambio de entrenador, de Gobierno, de personas”, respondió.
  • 27 de junio. "No vamos a apoyar ningún Gobierno de Mariano Rajoy”, aseguró el líder de Ciudadanos un día después de conocer los resultados de las elecciones.
  • 12 de julio. “No hay veto a Mariano Rajoy”, sostuvo el presidente de la formación de centro tras presentar sus credenciales como diputado en el Congreso.

Más información