Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se reafirma en el rechazo a la investidura de Rajoy

Pedro Sánchez invocará la opinión del comité federal, aunque no haya un compromiso por escrito

El líder socialista, Pedro Sánchez, en la reunión del comite federal del PSOE. Ampliar foto
El líder socialista, Pedro Sánchez, en la reunión del comite federal del PSOE.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, nada tiene que negociar con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a cambio de facilitar su investidura: ni muchas ni pocas condiciones; ni programa de reformas mínimas ni contrapartidas ambiciosas. Esta es la posición que comunicará el líder socialista a Rajoy durante la reunión a la que le ha convocado mañana. Ninguna novedad respecto a la línea defendida en el comité federal del pasado sábado, aunque nada quedó por escrito ni se sometió a votación.

No es no. Este es el resumen de la respuesta que Pedro Sánchez dará a Mariano Rajoy cuando le pregunte si está dispuesto a colaborar a que haya un Gobierno del PP a cambio de negociar en todos los terrenos. Las fuentes de la dirección socialista consultadas por EL PAÍS no dejan resquicio para la duda. La cortesía y la relación cordial entre los jefes de gabinete de Rajoy y Sánchez, Jorge Moragas y Juan Manuel Serrano, respectivamente, permitió este lunes que, nada más producirse la llamada del popular, la entrevista quedara cerrada.

Habrá encuentro pero no expectativas de que sirva para el objetivo de Rajoy de abrir el camino para su investidura con los votos socialistas. El presidente del Gobierno en funciones ya sabe la respuesta que va a recibir. Ambos políticos acudirán a la reunión con la información esencial de lo que en ella va a suceder. Rajoy preguntará a Sánchez si merece la pena poner en marcha una comisión negociadora y el líder socialista le dirá que no hay nada que tratar. Sánchez “escuchará” al presidente en funciones pero le trasladará que el comité federal del PSOE, celebrado el pasado sábado, se pronunció en contra de facilitar un Gobierno del PP. Ni con el sí ni con la abstención. Ese fue el sentir del máximo órgano de dirección de los socialistas, expresado en casi 50 intervenciones, aunque no hubo votación al respecto ni tampoco un compromiso por escrito, en forma de resolución.

Sobre esta base, el líder de los socialistas le pedirá a Rajoy que no plantee propuestas para negociar. Pero sí que intente sumar a sus 137 escaños los apoyos de Ciudadanos y de los grupos nacionalistas, a los que el PSOE considera “sus afines ideológicos”.

Cuando se produzca este martes este encuentro, el líder del PP se habrá reunido ya con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, con cuyo grupo sumaría 169, y alcanzaría los 170 si se complementa con Coalición Canaria. A solo seis escaños de la mayoría.

Esta posible situación numérica alimenta las posiciones de destacados dirigentes del PSOE para considerar que con 170 diputados resulta muy difícil decir no a Rajoy para que empiece a gobernar. “A ver quién es el guapo que dice a Rajoy que no le apoya si se presenta con 170 escaños”, defendió el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, el pasado domingo en Onda Cero.

Por ahora o para siempre

Ese es el debate que puede producirse en el PSOE pero no en este momento en el que conviven el no definitivo de algunos dirigentes a facilitar la investidura de Rajoy con el no por ahora. Y, desde luego, no en una primera sesión de investidura.

A los dirigentes territoriales proclives a considerar la abstención les preocupa que Rajoy insista en que la solución la debe aportar el PSOE en exclusiva. Una eventual abstención de los socialistas solo podría plantearse por algunos barones socialistas si previamente el presidente en funciones consigue el grueso de los apoyos que necesita.

“Mariano Rajoy no puede descansar en los socialistas la responsabilidad de conseguir una mayoría que le apoye”, señaló en el comité federal la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, posición compartida por el resto de los líderes territoriales socialistas. Solo cuatro de ellos defendieron que si Rajoy no lo consigue, el PSOE debería intentarlo.

"Perderemos la credibilidad si nos abstenemos"

José Marcos

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, mantuvo este lunes que su partido no variará la posición acordada en el último comité federal y, por tanto, votará en contra de una hipotética investidura de Mariano Rajoy. Hernando no contempla la abstención aun en el supuesto de que se produzca un bloqueo institucional si, conforme pasan las semanas, el PP no suma los apoyos necesarios.

“Pedro Sánchez dijo [en el comité federal] lo que es el sentir mayoritario en el PSOE. Yo, en público y en privado, no le he oído decir otra cosa a los distintos dirigentes del PSOE. Desde la presidenta de la Junta de Andalucía al presidente de Asturias, el de la Comunidad Valenciana o el de Aragón (...) Todo el mundo ha dicho lo mismo, porque además es nuestro compromiso electoral. Si el PSOE cambia de opinión, después de que se le haya hecho esta pregunta a todos los dirigentes, vamos a perder absolutamente toda nuestra credibilidad”, advirtió Hernando durante una entrevista en el programa Los Desayunos de TVE.

El acuerdo del comité federal del PSOE de votar no a Rajoy fue verbal. Al no reflejarse en una resolución, resultaría más sencillo modificar la postura socialista llegado el caso. Pero Hernando insistió: “Tenemos que resultar creíbles ante los ciudadanos. Un partido no puede estar diciendo una cosa y hacer la contraria 15 días después”.

Más información