Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

El perfil del nuevo Congreso: menos partidos, pero más diverso

De los 16 formaciones representadas en la legislatura anterior se pasa a nueve

El Congreso de la XII legislatura es de los menos diversos en términos políticos, pero el más variado en términos sociales. De los 16 partidos representados en la legislatura anterior (17 en la X) se pasa a nueve, sin contar el despliegue de las confluencias de IU-Podemos. Sin embargo, la consolidación de Ciudadanos y Podemos en el hemiciclo asienta ciertos cambios perceptibles ya en la legislatura fallida: hay proporcionalmente más mujeres que nunca, como en la anterior, (más gracias a Podemos y PSOE que a Ciudadanos), la edad media es similar a la de la población en edad de votar, sigue estando más abierto que las Cámaras autonómicas a las personas no nacidas en la provincia por donde obtienen un escaño, el nivel educativo es elevado y se amplía la variedad profesional con la presencia significativa del grupo de funcionarios y disminuyendo significativamente el de docentes.

Se trata de un Congreso en el que el número de parlamentarios noveles se ha reducido drásticamente (10%) si se tiene en cuenta que lo habitual es una renovación del 50%. Hay nueve parlamentarios nuevos que no estaban en la legislatura anterior, pero sí en otras previas, como Eduardo Madina (PSOE) o José Ignacio Llorens (PP).

Si las personas elegidas toman posesión de su escaño, el Congreso de los Diputados estará compuesto principalmente por varones (61%), de 48 años de edad media, generalmente nacidos en la provincia (69%) o en la autonomía (78%) en la que son elegidos, con altas credenciales educativas (94% con título universitario), de profesiones relacionadas con las leyes (23%), la docencia (16%) o la función pública (10%), y con experiencia política, aunque sólo haya sido la de la (breve) legislatura anterior.

Se trata de un Congreso en el que el 39% de los escaños estarán ocupados por mujeres, aunque con presencia desigual entre los partidos. Mientras que Unidos Podemos alcanza casi la paridad (48%) y el PSOE le va a la zaga (43%), Ciudadanos (22%) y CDC (25%) son los que ubican a menos mujeres en el Congreso. El dato del PNV, sin mujeres en su delegación parlamentaria, es llamativo, puesto que el nacionalismo vasco (a diferencia del catalán) suele contar con más presencia femenina en la política. El PP (39%) se queda por encima del tercio de mujeres; Bildu, en la mitad (con sólo dos representantes); y en Coalición Canaria (CC), su única representante es mujer.

Los grupos que registran una edad media mayor son los de ERC y PP (52 ambos), con excepción de CC (57). Los más jóvenes son Unidos Podemos (41 años de media) y CDC (42). Las diputadas son sensiblemente más jóvenes (47 años) que los diputados (50), y como muestra valga este botón: el diputado de más edad (73 años) es José Ignacio Llorens (PP, Lleida), un histórico del Congreso que ha estado también en las legislaturas II y III; pero los escaños ocupados por las personas más jóvenes serán los de María Such (PSOE, Valencia), Nayma Goveli (UP, Guipúzcoa) y Ángela Rodríguez (UP, Pontevedra), tres mujeres que tendrán 26 años con sus actas de diputadas.

Cunerismo

El Congreso es la Cámara española donde los casos de "cunerismo" son más frecuentes, probablemente por la dinámica de la confección de listas de los partidos estatales. Una forma imperfecta de verlo es comparando el lugar de nacimiento y la provincia (o comunidad) por la que se obtiene el escaño. Incluyendo los nueve casos de personas que nacen en el extranjero (como el diputado de Compromís Enric Bataller, nacido en Suiza, pero criado y educado en Valencia; el del PP Íñigo Méndez de Vigo, nacido en Tetuán; o la de ERC Ana María Surra, de Uruguay), el 69% de los futuros diputados ha nacido en la provincia en la que son elegidos (un 78% en la comunidad). En las Cámaras autonómicas la media es del 85%.

Los partidos más abiertos a personas no nacidas en la provincia son UP, ERC y PNV, pero cuando se considera la autonomía de origen, se observa que los partidos no estatales (todos con un 100% de nativos, menos ERC con un 89%) se cierran más a personas no nacidas en sus comunidades territoriales que los partidos de ámbito estatal, con proporciones de nativos que oscilan entre el 71% de Unidos Podemos y el 80% del PSOE.

Ha aumentado la diversidad profesional en el nuevo Congreso. Las fuentes profesionales de reclutamiento habituales (leyes y docencia) pierden fuelle. Las profesiones relacionadas con las leyes (23%) se mantienen como dominantes, especialmente en CDC (50% de diputados), Ciudadanos (34%) y el PP (31%). La docencia (16% de diputados) es fuente de reclutamiento importante para el PSOE (28%) y ERC (33%). En términos históricos, los trabajadores pierden peso (3%), aunque en esta legislatura repuntan de la mano de Unidos Podemos (7%) y ERC (11%). Los empresarios, directivos y asimilados mantienen estable su presencia con un 5%, siendo más habituales en Ciudadanos (9%) y CDC (12%). Aunque siempre han existido en la política, los funcionarios comienzan a tener una presencia significativa al ser el tercer grupo profesional de la futura Cámara (10%). Son más habituales en los partidos estatales (alrededor de un décimo de sus efectivos) que en los de ámbito autonómico, excepto en el PNV, donde son el 40%.

Max Weber se preguntó por qué ciertas profesiones son más habituales en la política que otras y dio dos explicaciones que siguen vigentes: afinidad electiva y dispensabilidad. El oficio de político, la docencia y las profesiones relacionadas con las leyes tienen en común que son marcadamente profesiones de la palabra, del convencimiento y la persuasión. Al mismo tiempo, hay profesiones que facilitan que el parlamentario pueda volver a su ocupación tras pasar por la política, como los empleados de la función pública (buena parte de los docentes son también funcionarios), pero no necesariamente el o la profesional del periodismo (3%), medicina (3%, menos de lo habitual) o arquitectura (hay sólo una: Ana Zurita, del PP).

Y un dato anecdótico. Hay dos exmilitares en el Parlamento: Zaida Cantero (PSOE) y Juan Antonio Delgado (Unidos Podemos). A diferencia de otros periodos democráticos (y con la excepción de Juli Busquets, del PSOE, y Alfonso Soler, de la UCD, en las primeras legislaturas), ambos entran de la mano de fuerzas no conservadoras.

Este Congreso se parecerá bastante al anterior en su composición social. Es probable que la ciudadanía espere que, a pesar de la variedad política, de experiencias, de perfiles, y gracias también al aprendizaje de la legislatura anterior, sus señorías lleguen a algún tipo de acuerdo para producir un Gobierno y se pongan a legislar.

Xavier Coller es catedrático de sociología de la Universidad Pablo de Olavide. Colaboran: Pablo Domínguez, Manuel Portillo, Carmen Pérez, Emilio Rodríguez, Ismael Sánchez, miembros del grupo de investigación DASP (Democracia y Autonomías: Sociedad y Política, UPO). Han ayudado en la búsqueda de la información: Sofía Álvarez, Álvaro Canalejo, Irene Gómez, José Oropesa, Alejandro Peinado, Manuel Sola y Andrés Vázquez.

Más información