Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey defiende en Cataluña una sociedad plural y sin enfrentamiento

Felipe VI pone como ejemplo a los jóvenes galardonados en los Premios Princesa de Girona

El Rey Felipe VI y el presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont.
El Rey Felipe VI y el presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. EFE

El Rey ha puesto a los jóvenes galardonados en los Premios Princesa de Girona, como ejemplo de actitud para “construir un mundo mejor” que no es posible sin dejar de lado el “egoísmo”, el “temor” y el “enfrentamiento”. “El mundo de hoy exige colaborar y cooperar, aprender a convivir, a entenderse y respetarse, en sociedades cada vez más diversas, más plurales, más complejas, menos unánimes; y por eso también más enriquecedoras”.

Minutos antes del inicio del acto, a las 18,25, los Reyes han llegado al Palau de Congressos de Girona, donde les esperaba el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que estaba acompañado de la delegada del Gobierno, María de los Llanos de Luna, los consejeros de Presidencia y Empresa, Neus Munté y Jordi Baiget, y la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas. Junto a ellos, aguardaban el presidente de la Fundación Princesa de Girona, Francisco Belil y la directora de la entidad, Mònica Margarit.

Por primera vez en dos años, el Rey no ha hecho ninguna referencia explícita en su discurso a la tensión territorial catalana, ante la que habitualmente en Girona ha lanzado mensajes tranquilizantes de unión. El año anterior, en plena acometida plebiscitaria del Gobierno de Artur Mas, señaló en su discurso el camino de la unidad para a avanzar en Cataluña y España.

Sin embargo, sus palabras, pronunciadas en catalán y español, en el contexto del enfrentamiento de la Generalitat de Cataluña con el Gobierno central, cobran un sentido que trasciende la finalidad de los galardones de la Fundación Princesa de Girona, de la que es presidente de honor.

Ante más de un millar de asistentes a la ceremonia, y poniendo todo foco sobre los premios y los premiados, el Rey se ha apoyado en los jóvenes “como inspiración”: “Son la mejor prueba de cómo debemos avanzar”. Ellos, ha dicho, representan “un mensaje que queremos, debemos y necesitamos transmitir a los demás jóvenes de nuestro país”. Son, ha subrayado, “mensajes de valores; mensajes de superación y de responsabilidad; mensajes, también, para la convivencia y el progreso”.

Asimismo, en un momento en el que la corrupción resuena en los tribunales y es percibida por los ciudadanos como uno de los principales problemas de España, ha defendido la necesidad de actuar desde “firmes valores”: “Nada positivo construiremos sin el cimiento de unos principios sólidos que nos guíen en nuestra conducta”. “Sin una ética que nos defina personalmente como individuos íntegros y como miembros solidarios de la sociedad de la que formamos parte”.

Sin ministro de compañía

Por primera vez en los siete años de historia de los premios no ha habido un ministro en la ceremonia de entrega. En las dos últimas ediciones el actual titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, fue el ministro de jornada que acompañó a los Reyes. Sin embargo, este viernes, en medio del escándalo de las conversaciones con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, ha sido el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, quien ha acompañado en el acto a los Monarcas.

La Casa del Rey ha desmentido “categóricamente” que lo haya vetado o haya hecho "alguna presión", tal y como ha difundido Catalunya Ràdio. “Los actos del Rey siempre van acompañados de un ministro o un secretario de Estado, indistintamente. Que haya venido en los dos últimos años no implica nada”, han asegurado fuentes de La Zarzuela. Sin embargo, un caso anterior en este sentido fue motivo de polémica, cuando el Rey asistió a la cumbre africana en Etiopía con un secretario de Estado.

Media hora antes del inicio de la ceremonia de entrega de premios, varias organizaciones independentistas, entre ellas la CUP, han protagonizado una pitada, en la que han participado unas 50 personas, contra la presencia de los Reyes en la ciudad.

Etapa de madurez

La ceremonia de entrega de los premios, que el Rey ha calificado "de celebración, gratitud y esperanza", supone la culminación anual de las actividades que impulsa la fundación. Reconocen la trayectoria de innovadora y ejemplar de jóvenes como los premiados en esta séptima edición, en la que fundación ha entrado en una etapa de madurez, como ha destacado el Rey en su discurso, "con nuevos proyectos y el apoyo de nuevas empresas". En esta edición han sido galardonados Andrés Salado Egea y Elena Medel Navarro en la categoría de Artes y Letras; Sergio Álvarez, en la de Empresa; Sílvia Osuna Oliveras, en Investigación científica; Luz Rello Sánchez en Social, y la Fundación Tomillo, en la de Entidad.

El Rey ha elogiado los méritos de cada uno de ellos durante su intervención. Antes de la entrega de los premios, Felipe VI y doña Sofía han participado en un encuentro con 15 premiados de otras ediciones y se ha reunido con el consejo asesor y el patronato de la Fundación Princesa de Girona.

Esta entidad tiene como único objetivo los jóvenes y su propósito es dotarlos de espacios de visibilidad y desarrollar proyectos que transformen su vida y reviertan en la sociedad. Sus ámbitos son el emprendimiento, la empleabilidad, el éxito escolar y las vocaciones y el talento. Fue creada en 2009 con el aval de la Casa del Rey por la Cámara de Comercio de Girona, Caixa Girona, la Fundación Gala-Salvador Dalí y La Caixa. Su presupuesto es de dos millones de euros y se nutre básicamente de aportaciones de los patronos, entre los que se encuentran las principales empresas españolas.

La ceremonia de entrega se celebra en el marco de dos jornadas con diversas actividades como los Close Encounters (intercambio de experiencias y proyectos con ponentes, premiados y expertos de diferentes disciplinas), las III Jornadas de Educación Emprendedora y el encuentro Apadrinando el Talento.

Entre los ponentes de esta edición figuran el director de cine Juan Antonio Bayona, la productora cinematográfica Belén Atienza, el gurú de la educación Ian Gilbert o la artífice de la Escuela de Wroxham, Alison Peacock. Este sábado, los Reyes participan en algunos de estos actos y se mezclan con los jóvenes participantes.

Al finalizar el acto, los Reyes han estado departiendo con los asistentes y dejándose hacer fotos durante una media hora. Luego han asistido en el mismo edificio a una cena con los miembros del patronato, los premiados y algunas autoridades, como el presidente de la Generalitat y la alcaldesa de la ciudad.

Más información