Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sube el PP, baja Podemos y el PSOE decide

Las encuestas fallaron: al final, los españoles no se han fiado de las nuevas fuerzas políticas

Resultados de las elecciones generales
Pedro Sánchez comparece en la noche electoral.

Las elecciones del 26-J, como el referéndum sobre el Brexit, han supuesto una auténtica sorpresa sobre las previsiones y las encuestas de las últimas semanas. Incluso los sondeos a pie de urna han errado el tiro de forma escandalosa, lo que viene a demostrar que los españoles pueden estar avergonzados de reconocer que votan a las fuerzas del bipartidismo, pero al final no se fían de los nuevos partidos políticos.

El balance es muy sencillo: hay un ganador, Mariano Rajoy, y un perdedor, Pablo Iglesias (que se había puesto la corbata de presidente y acabó la noche perdiendo la sonrisa de la campaña), mientras que Pedro Sánchez y Albert Rivera, aun perdiendo escaños, han sobrevivido a la catástrofe que les auguraban los expertos de la pinza y siguen teniendo las llaves de la gobernabilidad. Los datos no dejan lugar a dudas: el PP ha ganado 14 diputados respecto al 20-D, mientras el PSOE pierde cinco y Ciudadanos, ocho.

En el caso de Unidos Podemos, podría parecer que han aguantado el tirón, porque han mantenido los mismos 71 escaños que sumaron Podemos e Izquierda Unida. Sin embargo, realmente han perdido los 17 escaños que deberían haber recogido por el efecto de la ley electoral sobre la agregación de ambos. De hecho, han sacado poco más de cinco millones de votos, frente a los más de seis de Podemos e IU en diciembre. Y, sobre todo, no solo no han conseguido el sorpasso al PSOE en escaños, sino que han sacado casi 375.000 votos menos que los socialistas, que han mantenido un apoyo similar al 20-D y el liderazgo de la izquierda política en nuestro país.

¿Y ahora qué? La gobernabilidad sigue siendo complicada, pero los principales líderes políticos deben ser conscientes de que no pueden volver a fracasar en la formación de un Gobierno estable para los próximos años. Lo prioritario ahora es iniciar conversaciones que puedan llevar a la investidura de un presidente del Ejecutivo lo antes posible.

La derecha y el centroderecha (PP más Ciudadanos) han obtenido más de 11 millones de votos y 169 escaños, mientras que el centroizquierda y la izquierda han sumado más de 10,4 millones de votos y 156 escaños. El resto está en manos de nacionalistas e independentistas.

En este contexto, la llave real de la gobernabilidad la tiene el PSOE. Sánchez tiene ante sí un dilema difícil de resolver y, sobre todo, difícil de explicar a sus afiliados y votantes. La única solución es cambiar la pregunta que ahora se hacen los socialistas. En vez de cuestionarse con quién pactar, habría que plantear para qué pactar. Ahí puede estar la solución al dilema diabólico al que se enfrenta el PSOE.

Más información