Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos buscan indecisos en el único debate entre los cuatro

Los aspirantes Sánchez, Iglesias y Rivera anuncian duelos directos con Rajoy

Representantes de los partidos visitan el plató del debate, ayer en Madrid.

Si es verdad que la campaña del 26-J será una de las más decisivas de la historia, con alrededor de un 30% de los electores aún indecisos, el debate de esta noche entre los cuatro principales candidatos puede resultar un punto de inflexión determinante. Será el primer enfrentamiento a cuatro de esta etapa democrática y único en esta campaña. Y como no existe, de partida, la opción de que un partido gane con mayoría absoluta, ilustrará sobre sus diferencias y afinidades ante una más que previsible política de pactos poselectorales.

El debate comenzará sobre las 22.00, se desarrollará en cuatro bloques, se alargará más de dos horas y se puede predecir que será duro porque los candidatos saben lo mucho que está en juego y será la única vez que se encuentren de cara. El encuentro aporta la novedad de que esta vez sí concurre el actual presidente y candidato del PP, Mariano Rajoy.

Los otros aspirantes, Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos), anuncian por diversas razones e intereses su intención de mantener duelos directos con el aún jefe de Gobierno. Rajoy lo sabe, y su equipo consideró el riesgo de que el programa se convierta en un tres contra uno, como se temió en diciembre, pero también están seguros de que esa ansiedad llevará a sus rivales a enfrentarse entre ellos.

Rajoy pretende evitar esos cuerpo a cuerpo y no quiere conceder, de entrada, un papel preponderante a ningún adversario para subrayar que no está claro quién podría ser su alternativa y enfatizar que es el único con talla y avales contrastados para seguir siendo presidente en un momento crucial de la historia de España con tantas cuestiones en riesgo.

Reguero de corrupción

Una de las pocas cosas en las que están de acuerdo ahora los tres aspirantes es en que Rajoy no puede seguir en el poder, incluso aunque gane el PP. Sánchez, Iglesias y Rivera abogan por la necesidad imperiosa de un cambio en el Ejecutivo y en el liderazgo del PP. Esa razón, sustentada sobre todo en el reguero de casos de corrupción que han afectado a ese partido, no ha resultado hasta ahora suficiente para que aparquen sus divergencias abismales en casi todos los demás apartados de la vida política. PSOE y Podemos y PSOE y Ciudadanos concluyen, sin embargo, que la mayoría de su programa y sus ideas sí son o pueden ser muy coincidentes.

El debate es en directo, por lo que no se pueden prevenir todas las incidencias. Los jefes de campaña visitaron ayer el plató y se mostraron preocupados por el aire acondicionado y la altura del atril.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información