Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Autohipnosis

La voluntad de Iglesias deviene ley para una comunidad enfervorizada de creyentes

Al terminar la película de León de Aranoa sobre Podemos, buena parte del público entonaba el grito acompasado de “sí se puede”, con un entusiasmo que me recordaba el conocido párrafo de 1984 donde la masa de seguidores se convierte en coro que repite durante medio minuto “Ge-hache, Ge-hache” para subrayar allí la fe en el líder infalible; aquí y ahora para refrendar su principal consigna. Orwell lo calificaba de “un procedimiento de autohipnosis, un modo deliberado de ahogar la conciencia mediante un ruido rítmico”.

En nuestro caso, tal valoración se apoya en una serie de datos que confirman el grado excepcional de adhesión alcanzado por Podemos, por encima de los factores sociológicos y de las expectativas políticas. En pocas semanas, Pablo Iglesias ha abandonado primero la “transversalidad”, para apuntarse transitoriamente a la marcha que en el fondo más le va: la izquierda maniquea, heredera de Anguita, que sigue reivindicando un comunismo primario. Resultado: captación de IU. Siguen las maniobras de distracción para eludir una toma de posición democrática sobre Venezuela. Y, por fin, puesto a suplantar al PSOE como objetivo principal, resulta ahora que es el apóstol de una “nueva socialdemocracia” de corte escandinavo, que trasplantada mecánicamente vestiría su chavismo —lucha de clases y política asistencial— con ropaje atractivo para electores moderados. Una auténtica veleta.

Puede hacerlo porque dispone de una base electoral cuya cohesión interna se encuentra por encima de la coherencia o las contradicciones de ese proyecto político giratorio. Lo dejan claro los datos del CIS: una gran mayoría de seguidores de Podemos tiene ya decidido su voto y ningún argumento en contra, ni salto mortal alguno de su ideología, va a alterar esta situación: la “autohipnosis colectiva”, de confianza ciega en un jefe que supuestamente les convierte en protagonistas de la historia.

Es el éxito de una fórmula organizativa y de propaganda mediante la red, que desde el principio potenció una cuadratura del círculo, conjugando aparente participación general y unidad férrea de decisión. Al sustituir los cauces representativos en el partido por una falsa democracia directa, fórmula en que le han seguido Garzón y Sánchez (a pesar del artículo 36 de los Estatutos del PSOE), desde su ordenador cada uno se cree titular de la soberanía cuando no existe posibilidad alguna de contravenir lo que Iglesias impone. Su voluntad deviene ley para una comunidad enfervorizada de creyentes.

Más información