Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz marca a Pedro Sánchez el límite electoral para el 26-J: “Ganar”

El sector crítico al secretario general aguardarán al resultado electoral. Sánchez asegura que “la herida del PSOE” es la división interna

Susana Díaz antes del comité federal de este sábado.

El comité federal del PSOE más corto de los últimos años, puso en marcha el proceso de primarias para elegir al candidato electoral del 26 de junio. No hay duda de que solo se presentará Pedro Sánchez. Al igual que en las vísperas de los anteriores comicios, los críticos aguardan al resultado para dirimir el liderazgo en el partido. Susana Díaz, presidenta andaluza, marcó el límite: “Ganar”. Sánchez lamentó, a puerta cerrada, que “la herida del PSOE” sea la división interna.

En menos de dos horas se solventó la reunión del máximo órgano de dirección del PSOE en el que los líderes territoriales guardaron silencio aunque algunos de ellos hicieron declaraciones en la puerta de la sede federal de Madrid. La calle sirvió para que distintos secretarios regionales defendieran la necesidad de que Eduardo Madina obtenga un escaño en el Congreso. En el 20-D no lo consiguió desde su número siete, al entrar solo seis por la lista de Madrid. Le habían defendido Susana Díaz, presidenta de Andalucía; Emiliano García-Page, de Castilla-La Mancha; y Javier Lambán, de Aragón, pero sin meterse en qué número debe figurar.

Dentro de la reunión nadie mencionó al político vasco pero Sánchez sí había tomado nota del debate que venía de días atrás y también las manifestaciones que había habido antes del comienzo del cónclave. El secretario general ya no eludió la realidad de la gresca interna. “La gran herida electoral que nosotros tenemos ¿sabéis cuál es? No se llama Pedro Sánchez. No se llama esta ejecutiva. No se llama el número uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, que llevemos por aquí o por allá… ¿Sabéis cómo se llama? La división interna. La división interna”, dijo textualmente y en un tono muy enérgico. Ya embalado continuó en la misma clave: “¿Eso está exento de críticas? No, claro que hay que hacer críticas. Eso va en mi sueldo. ¿Me habéis escuchado alguna vez quejarme de las críticas? Ninguna. Soy lo suficientemente humilde como para saber aceptar y distinguir cuáles se hacen en tono constructivo y las que no. Va en el sueldo de un secretario general y vosotros sois secretarios generales de provincias, de federaciones, y sabéis muy bien lo que significa ser un secretario general del PSOE”.

“Fantasmas inexistentes”

Pedro Sánchez dedicó su alocución final en el comité federal, a puerta cerrada, a resaltar las diferencias con el PP, marcar diferencias con los emergentes y pedir unidad. “Ser socialista es una forma de vivir y entender la vida radicalmente distinta a la que representa el PP”.

Frente interno. “Despejemos fantasmas inexistentes que puede alentar la derecha interesadamente, pero que desde luego no están en el ánimo del PSOE”.

Marca PSOE. “Hasta el 20 de diciembre la ciudadanía podía suponer lo que iban a hacer el PSOE, Podemos, Ciudadanos, el PP. Hoy ya lo saben”.

Argumentos a favor. “El 20-D teníamos razones, hoy tenemos más argumentos que nunca para decir a nuestros adversarios, al PP y a Podemos, que la razón está de nuestro lado”.

Esta última intervención de Sánchez tenía a los críticos como destinatarios y, singularmente, a Susana Díaz, cuyas consideraciones antes de entrar al comité federal echaban por tierra toda su labor de estos meses. “Se habla mucho de las listas electorales de Madrid, como bien dice Manolo Robles [alcalde de Fuenlabrada (Madrid)], pero yo quiero rendir homenaje al número nueve de la lista por Madrid que es José Enrique Serrano”. La mención de Sánchez a Serrano, miembro del equipo negociador y jefe de gabinete de los presidentes de Gobierno socialistas, originó un prolongado aplauso. El mensaje fue claro: Serrano merece también estar en la Cámara baja, ha hecho una intensa tarea y va en el número nueve de la lista, dos por debajo de Madina.

Pero en el comité federal más que la situación de Madina planearon los mensajes que había dejado previamente Susana Díaz. Cuatro meses después de que el órgano socialista permitiera a Sánchez tratar de formar una mayoría con fuertes limitaciones, la presidenta andaluza emitió su juicio, aunque fuera de la reunión.

Cuatro meses de “farsa”

“Con 90 escaños y un Congreso de derechas es imposible formar un Gobierno”, sentenció la presidenta de Andalucía, para quien “estos cuatro meses deben quedar en el olvido”. Según ella, los 120 días en los que Sánchez ha intentado formar una mayoría han sido “una farsa, un teatro, un postureo... y hasta el último día”. ¿También por parte del PSOE?, se le preguntó. “En general”, fue la respuesta aunque en lo concreto se refirió tanto a Podemos como a la última iniciativa de Compromís. Mejor que eso no se repita: “Hay que ganar”.

El mensaje quedó claro y le llegó a Sánchez dentro de la reunión. “Se me decía por parte de algunos compañeros, ¿pero adónde vas con 90 diputados para poder ser presidente del Gobierno? ¡Si no vas a poder gobernar!”, señaló en su intervención a puerta cerrada. “ Sí, 122 del PP son más que 90, ¿pero cuánto suma más Rajoy? No suma nada más que esos 122”. Sánchez recalcó que consiguió sumar 131.

Las listas del PSOE quedaron aprobadas ayer, como señaló el secretario de organización, César Luena, aunque quedan pendientes las número dos y cuatro por Madrid para sustituir a Meritxell Batet y a Irene Lozano. Al menos la número dos será elegida personalmente por Sánchez.

“Saldremos a ganar”, parecía responder también a Susana Díaz. Les aseguró que no sentía “frustración” pero, eso sí, pidió a su partido para el 26 de junio “apoyo y lealtad”.

"Tenderé la mano a Podemos y Ciudadanos"

Pese a los precedentes, no hay propósito de la enmienda. Si el resultado electoral no permite al PSOE formar un Gobierno en solitario, volverá a tender la mano tanto a Podemos como a Ciudadanos. En la campaña cada uno seguirá su camino, pero Sánchez no reniega en absoluto del acuerdo que alcanzó con Albert Rivera.

“¿Es imposible el acuerdo con Podemos después del 26 de junio? No. Es más, volveré a tender la mano a Podemos y volveré a tender la mano a Ciudadanos”, aseguró durante su intervención en el comité federal.

Lo primordial es que el PSOE quede por encima de Podemos. Esto es, que el partido de Pablo Iglesias no logre dar el sorpasso. “Con Podemos será mucho más fácil llegar a un acuerdo y dialogar si les sacamos unos cuantos cuerpos de ventaja más. Eso solo lo lograremos focalizando toda nuestra estrategia política de aquí a las elecciones frente a nuestro verdadero adversario: el PP de Mariano Rajoy”, reflexionó.

Más información