Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Marea exige un giro de izquierdas a Sánchez para apoyar su investidura

La formación mantiene los reproches por la negativa socialista a permitirle un grupo propio

La coalición gallega asegura que ha trasladado al Rey que tiene la "mano tendida" al PSOE

El Rey con la portavoz de En Marea, la nacionalista Alexandra Fernández.
El Rey con la portavoz de En Marea, la nacionalista Alexandra Fernández. EFE

Los seis diputados de En Marea —la coalición gallega de Podemos, Esquerda Unida (EU) y el partido nacionalista Anova— solo apoyarían una investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, si los socialistas "cambian" y garantizan un "proyecto de izquierda". Así se lo ha trasladado al Rey la portavoz de la formación, la nacionalista Alexandra Fernández, durante su reunión en La Zarzuela, este miércoles. La diputada se ha mostrado escéptica con la posibilidad de que los socialistas atiendan sus exigencias, tras la negativa del partido a permitir que En Marea tenga un grupo propio en el Congreso. "El hecho de negarnos el grupo", ha explicado Fernández a EL PAÍS, "es un indicio de que el PSOE no está entendiendo el mandato de las urnas sobre la plurinacionalidad del Estado".

Las relaciones entre En Marea y el PSOE están marcadas, además, por el hecho de que Galicia celebrará elecciones autonómicas, como muy tarde, este mismo otoño. Podemos, EU y Anova pretenden reeditar para esa cita electoral su candidatura de confluencia con el objetivo incluso de ampliarla, después de que el 20-D hayan conseguido rebasar en votos a los socialistas gallegos. Con todo, En Marea ha subrayado este miércoles que está dispuesta a "hablar" con el partido de Sánchez para materializar, en un Gobierno alternativo al PP, la "voluntad de cambio" que se trasluce de los resultados de las generales.

"Tenemos la mano tendida al PSOE, pero esta formación parece preferir a PP y Ciudadanos", ha criticado la diputada gallega, tras su encuentro con el Rey en La Zarzuela. Fernández ha aludido así al hecho de que estos tres partidos hayan unido fuerzas en la Mesa del Congreso para evitar que las coaliciones territoriales de Podemos en Galicia, Cataluña y la Comunidad Valenciana contaran con un grupo parlamentario propio. Ello a pesar de que, al menos en el caso de En Marea, la candidatura cumple los requisitos en escaños y porcentaje de votos que establece el reglamento de la Cámara.

Entre las exigencias que plantea En Marea a los socialistas para un hipotético acuerdo de investidura, Fernández ha citado un blindaje ante los "ataques" y recortes al Estado del Bienestar y el impulso de la lucha contra la corrupción, unas "políticas de izquierdas" que, según la parlamentaria, son las que piden las bases del partido de Sánchez.

El Rey ha recibido a En Marea por separado, pese a la decisión de PP, PSOE y Ciudadanos, mayoría en la Mesa del Congreso, de negarles la constitución de un grupo parlamentario propio, uno de los objetivos que la colación se planteó en la campaña para ser la voz de los intereses de Galicia en las nuevas Cortes. Fernández ha agradecido este gesto a Felipe VI, quien, según ha relatado, se ha mostrado "muy respetuoso" con todas las fuerzas políticas y le ha trasladado su intención de tener un papel "facilitador" para lograr una investidura, pero sin "interferir".

La política nacionalista ha explicado al Rey que En Marea aboga por impulsar un proceso constituyente que instaure otro modelo de Estado en España a través de un "ejercicio real de la soberanía popular" y la "remodelación de las instituciones".