Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto unánime del pueblo fantasma

Los cinco habitantes de Illán de Vacas (Toledo), el pueblo menos poblado de España, eligen al mismo partido en todos los comicios

El exalcalde de Illán de Vacas Julián Renilla, sustituido por su primo.
El exalcalde de Illán de Vacas Julián Renilla, sustituido por su primo.

Illán de Vacas (Toledo) es un pueblo recurrente, de obligada cita cuando se busca en el anecdotario municipal o, como es el caso, cuando se celebra algún proceso electoral. Ha competido durante décadas por el dudoso honor de ser el pueblo menos poblado de España: llegó a tener un habitante censado en 2013 y no ha superado la media docena desde 1996. Actualmente, cuenta con cinco habitantes, como proclama quien ha sido su alcalde entre 1983 y mayo de 2015, Julián Renilla Bru, quien tiene noticia de que ahora hay “al menos dos pueblos en Soria y uno en Guadalajara” con menos población. El exalcalde Renilla parece cansado de que por fechas electorales siempre le llame un periodista con la misma copla, así que se resiste a dar el nombre de su sucesor. “No estoy autorizado a hacerlo”, responde. Y es que Illán de Vacas tiene truco.

El primer alcalde de la democracia lleva igual apellido que el actual

La cuestión es que es harto difícil encontrarse con sus habitantes en las tres calles del pueblo, que resiste limpio y relativamente cuidado al paso del tiempo. Tres calles y una iglesia cerrada, de un aparente estilo románico. Hoy domingo habrá algo de actividad por el mero hecho de que es jornada de elecciones: tres de sus cinco habitantes deberán componer la mesa electoral a partir de las nueve de la mañana, entre ellos Renilla, que deberán esperar hasta casi las ocho de la noche para ejercer su derecho al voto, como manda la legislación vigente. Los otros dos habitantes podrán ir cuando lo deseen. Es probable que se acerque por el lugar algún equipo de televisión, como ha sucedido en otras ocasiones, para dar fe del modesto acto democrático y del recuento de no más de media docena de votos. Del resultado no cabe duda: ganara el PP por el 100% de los votos, cinco en este caso si todos acuden. Así ha sido en los últimos años. Así ocurrió en las pasadas municipales, donde a la lista del PP con un solo candidato, se sumó una lista del PSOE con dos candidatos foráneos. No hace falta hacer sondeos en Illán de Vacas.

El clan Renilla

Ninguno de sus vecinos censados vive habitualmente en el lugar, razón por la que se le califica en los alrededores como un pueblo fantasma. Si acaso en las fincas circundantes se puede ver a algún trabajador al volante de un tractor cuando es temporada para el cultivo del cereal. O cuando hay recogida de olivas. Buena parte del término es propiedad de la familia Renilla, así que estamos ante un caso de pueblo unifamiliar, hecho que explica la resistencia del municipio a ser absorbido por algunos de los Ayuntamientos cercanos, por ejemplo el de Cebolla, muy próximo y con unos 3.800 habitantes, con mayoría socialista en las últimas elecciones municipales. “No lo hemos considerado necesario”, explica Julián Renilla, que no se emplea más en el argumento. Renilla reconoce que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha podía haber instado a la absorción, pero, por la razón que fuere, tampoco ha debido considerarlo necesario en los últimos 20 años. Por ser parco en palabras, el exalcalde tampoco recuerda, o así dice, a cuánto ascendía el presupuesto municipal en los últimos años, ni siquiera de forma aproximada. Eso sí, reconoce que el Ayuntamiento carecía incluso de secretario municipal, “porque no era necesario”.

El anterior regidor ha cedido el bastón de mando a un primo suyo

Julián Renilla Bru cedió el bastón de mando municipal al nuevo alcalde, Javier Bollaín Renilla. La coincidencia de apellidos no es casual: es su primo, como así lo destacaba el Abc de Toledo hace unos años. Julián vive en Madrid, pegado al estadio Bernabéu. Su primo tiene domiciliadas sus empresas en Majadahonda (Madrid). Basta añadir que el primer alcalde democrático de Illán de Vacas fue Jesús Renilla Renilla, candidato por la UCD. Así que si la familia quiere, podrían hasta cambiarle el nombre al pueblo. Lo que está meridianamente claro es que en el seno familiar no hay discrepancias políticas. El PP tiene asegurado el 100 % de los votos.